Creatividad

No todo es brainstorming (o peloteo, que le llaman)

Creo que no exagero cuando digo que el publicista promedio “pelotea” por lo menos 3 veces al día con su equipo: desde pitcheos enteros, hasta el vocablo exacto que necesita una campaña. El brainstorming es una poderosa herramienta para desarrollar la creatividad, pero ¿qué pasa cuando nadie trae una idea que valga la pena? (Spoiler: se vuelve tortura china, o las campañas salen “chistositas”).

Vivimos tan inmersos en la era de la ultra-información, que rara vez volteamos a las técnicas que con tanto cariño como nos enseñó nuestra maestra de español de secundaria, cuando tal vez alguna de ellas es la solución que necesitas.
Mapas conceptuales.
Llámenme loco, pero considero que el peloteo eficaz es aquél que resuelve un problema de comunicación a través de una ejecución (sea cual sea). En este sentido, los mapas conceptuales son una buena herramienta para detectar dicho problema, así como las posibles vías creativas que lo solucionarían.
• Matrices comparativas.
Ante marcas con problemas de diferenciación, prueba ubicar en una matriz los mensajes de la competencia. Al terminar, sólo necesitas asegurarte de no estar pisando a nadie.
•Entrevistas.
Recuerda que en publicidad no solamente cuentas con el mensaje para apoyarte. Esa nece(si)dad de vencer a tu competencia sólo con campañas te va a llevar a la ruina.
Puedes neutralizar legalmente a tus competidores, aplastarlos en punto de venta, y un largo etcétera. Entrevista a los involucrados, tal vez la solución que buscas no está en el copy, sino en la distribución.
• Profiling.
Es más fácil conceptualizar una campaña cuando tienes en mente a quién y cómo le hablas. Date la oportunidad de crear un personaje; te aseguro que ni siquiera vas a ir a la mitad de su descripción cuando decenas de ideas se dispararán en tu mente.
•Investiga, investiga, investiga.
Sí, los peloteos son padres, divertidos y la esencia del glamour publicitario, pero no puedes depender sólo de él. ¿Tu producto de consumo incluye un químico que hace algo loco al mezclarlo con otro? (Una vez vendí una crema humectante investigando su efecto en los tejidos vegetales, por ejemplo) ¿Hay alguna historia fascinante detrás de tu producto que nadie sabe? ¿Resulta que hay una tendencia de consumo a la alza en otro nicho? ¿Por qué razones?
Espero que estas técnicas hayan sido de tu agrado. ¿Conoces alguna otra? ¿Cuál has aplicado? Comenta, comparte y likea; tu opinión me ayuda a escribirte mejores entradas 🙂

AUTOR

Carly Balderas

Sólo soy un pobre loco que nunca pudo armar un “circuito tanque” en la escuela de ingeniería y se volvió publicista.

Imagen cortesía de iStock

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close