CreatividadMarketing

Cómo aumentar la creatividad para que tu idea de negocio triunfe

¿Crees que una persona nace o se hace creativa? Muchas personas nacen con el don de tener esa capacidad de crear cosas originales, de tener buenas ideas, pero hay otras personas a las que les cuesta más. Eso no quiere decir que no se le desarrolle esa capacidad creativa, sino que tendrán que trabajar más su creatividad para desarrollar ideas empresariales fuertes y resistentes que perduren en un futuro. Créanme, es posible.

Muchos emprendedores se lanzan al mercado porque han tenido una idea muy buena de negocio y quieren rentabilizarla. Pero algunos no son conscientes que la creatividad juega un papel fundamental en el emprendimiento. Hoy más que nunca, con la gran competencia que existe, la creatividad puede ser el empuje que le faltaba a un negocio para resaltar de la multitud y alcanzar el éxito que esperaba. Esta es una cuestión que muchos gerentes de empresa han obviado, ya que la creatividad es algo difícil de crear e intangible. Entonces, ¿deberían los nuevos líderes de empresas ser más creativos? ¿En qué se beneficiarán?

Si eres una persona que no tiene esa habilidad innata, no es tarea fácil convertirse de la noche a la mañana en la persona más creativa del mundo. Como requiere de tiempo, voy a explicaros a continuación algunas prácticas que facilitarám este proceso. Presta atención a los siguientes consejos:

  1. Observa

Observa a tu alrededor y absorbe aquellas ideas buenas. Una idea siempre ha surgido de otra anterior, por lo que la pura originalidad no existe. No se trata de copiar al 100% algo, sino de coger varias referencias y fundirlas en una.

  1.  Experimenta

Para potenciar tu creatividad lo ideal es leer mucho. Eso te ayudará a estimular el cerebro, a conocer lo que ya sabías y a aprender a experimentar con nuevas cosas. Pon en práctica tus conocimientos y escribe en un papel todas las ideas que se te ocurran; te sorprenderás a ti mismo.

  1.  Rodéate de gente con más talento que tú

No hay nada más importante en esta vida que ser humilde: aprender de los demás, saber escuchar y absorber todo lo mejor de aquellas personas exitosas. Pero igual de importante es recibir que dar. No basta con escuchar a un experto, sino que tienes que compartir tus ideas y opiniones con el resto, ya que las mejores ideas no salen de una persona, sino de un grupo donde cada uno aporta su sabiduría e inteligencia. Haz una pequeña investigación para encontrar a esas personas que han tenido éxito, que son un referente para ti, ¡y escucha sus críticas!

  1.  Investiga

Si algo nos interesa de verdad, investigamos  como el que más para saciar nuestra curiosidad. Esta investigación no significa mirar por Internet y quedarnos satisfechos con esas búsquedas, sino detrás de una investigación hay muchas horas de esfuerzo y trabajo.

  1. Comparte tus logros

Al compartir tus logros con tu comunidad y con las personas que están a tu alrededor, además de ampliar tu red de contactos, se aumentará tu creatividad. Te sentirás más seguro, creerás más en ti y no te machacarás con tus propias críticas. En definitiva, estarás mucho más motivado y serás mucho más productivo en tu trabajo.

  1.  Aprende constantemente

Muy unido a todo lo anterior está este punto: el de aprender de los demás mediante libros, conferencias, o cualquier medio. Aprender nuevas experiencias potenciará tus habilidades creativas y te motivará aún más en tu trabajo.

  1.  Evita las tendencias

Como dijimos anteriormente, observa y escoge aquellas ideas que te gusten, pero intenta evitar “lo que se lleva” para no llegar a los mismos resultados que los demás. Una buena idea sería buscar aquello que verdaderamente nos guste, nos apasione, aunque no sea la tendencia en ese momento. Sin duda, tu idea será la más original y única.

No quiero acabar este artículo sin responder a la pregunta que lancé al principio sobre si los gerentes de las empresas pueden beneficiarse siendo más creativos. Y sin duda alguna la respuesta es . Por un lado, se aumenta la capacidad competitiva de las empresas, y por otro, se incrementa la sustentabilidad de las mismas a largo plazo. Pero, dando un pasito más allá, encontramos otra ventaja y es la motivación en las personas: se les hace partícipes en el proceso creativo innovador de una forma que los hace sentirse mejores y más fuertes, lo que se traduce en una mayor fidelización entre la empresa y el cliente.

AUTOR

Edith Gómez

Es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Imagen cortesía de iStock

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close