Comunicación

Hablemos en público: 3 claves para ser un expositor asertivo

El arte de hablar en público es un don que pocos tienen y muchos desean. Ya sea por el nerviosismo que dicha práctica implica o por el desconocimiento del tema a impartir, siempre surgen factores que pueden disminuir el desempeño de un expositor.

La retórica y la elocuencia son habilidades fundamentales para dar a conocer tus ideas y conocimientos respecto a un tema en concreto. La buena noticia es que dichas aptitudes pueden ser aprendidas, principalmente para deleitar y persuadir a las personas con el fin de transmitir un mensaje mediante el uso efectivo de la palabra.

El día de ayer me encontraba impartiendo una conferencia sobre marketing y me percaté de lo siguiente: jamás había hecho una guía que me indicara los pasos a seguir para generar mayor engagement y mejorar la comunicación con mi público.

¿Aún te pones nervioso al hablar frente a las personas? No te preocupes, es normal. Todo es cuestión de práctica y un poco de experiencia.

A continuación te comparto tres puntos que podrás implementar para “tomar las riendas” del escenario y comunicarte de manera efectiva con tu audiencia:

  1. Emoción

Un buen discurso debe transmitir sentimientos y emociones, ya que estos generalmente los asociamos con aspectos positivos que pueden ser recordados con facilidad. Además, esto nos permite influir e impactar de manera positiva a la audiencia.

Una vez escuché a un gran expositor decir: “Las personas no van a recordar tus palabras, sino cómo los hiciste sentir”.

De tal manera nos aseguramos de otorgar a la audiencia un mensaje con mayor claridad y una experiencia única que, en la mayoría de los casos, culmina con grandes aplausos y ovaciones.

  1. Interacción

La empatía y nivel de satisfacción que conciba tu audiencia será proporcional a la medida en que fomentes y establezcas interacción con ellos.

Es poco atractivo estar escuchando a un expositor que lo único que hace es hablar como merolico sin tomar en cuenta la opinión de aquellos que lo escuchan. En este punto puedes realizar preguntas sencillas o pequeños comentarios que tengan la capacidad de interactuar con los oyentes y generar feedback.

Además, si estás apoyando tu discurso con alguna herramienta de software como Power Point, Prezi o Emaze, puedes agregar al final de las diapositivas tu información de contacto y redes sociales para que posteriormente se comuniquen contigo. .

  1. Información

Es obvio que el contenido que vas a proporcionar y la información que transmitirás deben ser de calidad. Por ende, antes de iniciar tu plática pregúntate lo siguiente: ¿Realmente el contenido es atractivo, relevante y valioso para mi público? Si la respuesta es negativa, sin duda deberás realizar las modificaciones pertinentes para que la información vaya acorde a las exigencias de tu interlocutor.

Cabe señalar que existen audiencias muy generosas (que aplauden e interactúan de manera respetuosa), pero también otras que pueden llegar a ser un tanto inflexibles. En este sentido, te sugiero que, en la medida de lo posible, conozcas previamente al público que afrontarás para poder  tomar decisiones más acertadas en cuanto a la información que vas a exponer.

Imagen cortesía de iStock

Alejandro Iñiguez Valenzuela

Mercadólogo y líder de corazón. Amante de la innovación y embajador del emprendimiento. Caracterizado por su peculiar visión revolucionaria y pasión por el inmenso mundo del marketing; un consumidor cautivo de contenido online y estudioso voraz de la generación millenial.
Sígueme en twitter: @alejandro_mkt

Sigue a Alejandro Iñiguez Valenzuela en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close