Creatividad

Las buenas ideas y de otras adicciones

Cada día encuentro miles de ideas plasmadas en las calles. Algunas de ellas verdaderamente pasan desapercibidas en un mundo que cada día está más lleno de todo y cada vez tiene menos de nada. La realidad es que si te permites mirar alrededor de todo lo que realizas, podrás darte cuenta como todo lo que nos rodea, son ideas planeadas para el desarrollo humano pero muchas de ellas pasan ya cotidianamente por el uso que les damos en nuestro acontecer natural.

Este tipo de ideas fueron generadas para cumplir una necesidad específica y al lograr su meta, entonces se convierten en parte de nuestra vida diaria y crean una verdadera necesidad que nos obliga a hacerlas parte de nuestra rutina social. Lo mismo sucede con el mundo de la creatividad, el mundo que yo siempre he llamado de las ideas, ya que hay ideas que se han impregnado en la mente de la sociedad y han evolucionado correctamente para instalarse en el orbe mundial como parte del crecimiento evolutivo.

Dichas ideas fueron creadas para el ser humano y sus necesidades de consumo, pero han sobrepasado las barreras del consumismo para crear un nivel de permanencia más elevado basado en la satisfacción y en el bienestar humano, al formar parte de los sueños de cada persona, acompañándolos en sus derrotas y éxitos, lo que las convierte en ideas inmutables.

“Destapa la felicidad” te invita a consumir el bien inmaterial más importante del ser humano, “Just do it” se convierte en tu impulso de riesgo o “Think diferent” ha sido ese distintivo social para sentirnos parte de un grupo selecto. Cada idea logró establecerse, ya que estuvo basada en los fundamentos de necesidades del ser humano, sus insights fueron establecidos en verdaderas necesidades ya que no buscaban engañar al ser humano sino siempre trataron de hacer la vida más satisfactoria y créanme que eso es algo que la gente en la calle pide a gritos: el ser parte de algo que siempre ha sido una necesidad básica del ser humano, ya que su socialización, es parte primordial del crecimiento individual. En otras palabras: los consumidores se hicieron parte de un grupo que ni siquiera sabían que existía y es ahí donde las grandes ideas nacen, donde logran cambiar la perspectiva de la vida misma.

Hacer una gran idea no es una tarea sencilla y si no me creen, nuevamente los invito a salir diez minutos a mirar todo lo que hay allá fuera. Cada día veo demasiadas ideas, más de las que deberían existir y esto es un gran problema, ya que en primera instancia, el ser humano ha dejado de impactarse como lo hacía antes y en segundo lugar, ya no hay ideas que llamen tu atención. Ahora, debes encontrar el tiempo exacto para llegar a tu segmento específico a través de una idea que dada su exposición, tiene menor tiempo de vida, lo que se refleja simple y sencillamente en más y más ideas allá fuera, ya que ninguna logrará establecerse correctamente en la mente del consumidor.

El arte de crear ideas que cambien la vida y perspectiva del ser humano forma parte de un proceso creativo que definimos diariamente, por lo que debe ser para nosotros un proceso de mucho valor, ya que cada día que pasa, los consumidores se pierden en un mar de conceptos, y créanme que si hoy no lo hacemos más simple para las personas, el día de mañana nunca serán recordadas esas grandes ideas.

Imagen cortesía de iStock

Jaime Pérez Gómez

Soy un publicista de la nueva era creado en la vieja escuela, creativo digital co-fundador de Zentaury. Sígueme en twitter: @JaimeMX_

Sigue a Jaime Pérez Gómez en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close