Redes

Les juro que yo no pedí ser un meme

Piense por un momento qué pasaría si usted fuera una de esas vacas sagradas de la publicidad en nuestro país.

En cualquier buscador al poner “publicistas mexicanos”, seguro en primer lugar aparecería la foto de su gran momento en el escenario del “palais” de Cannes, enfundado en su mejor camisa veraniega, con esa enorme sonrisa que refleja seguridad y en sus manos la escultura felina de un color que provoca envidias.

Sin duda esa foto de su momento triunfal se convertiría por años en un referente de la industria, se escribirían diferentes artículos y cualquier publicista compartiría la imagen acompañada de alguna frase de su autoría.

Conozco a más de uno que vive obsesionado por lograr ser el protagonista de esa foto triunfal y siendo honestos, yo también lo he pensado alguna vez, pero digamos que en cambio yo me he vuelto famoso por otra singularidad.

¿Quién podría decir que al buscar “borrachos mexicanos” en Google su foto aparece como primer resultado de la búsqueda? (Y aquí es donde hacemos un alto para que usted pueda ir a Google y cerciorarse con sus propios ojos).unnamed

¿Cuántos podrían decir que esa misma foto ha sido reproducida un sinnúmero de veces en periódicos, blogs y compartida constantemente en redes sociales?

Así que lo acepto públicamente: yo soy el de la foto y ya que estamos en estas, tampoco voy a negarles que me gusta el trago. Nomás faltaba que a estas alturas viniera yo a decirles que me hackearon, que alguien manipuló la imagen y que yo solo tomo agüita de jamaica.

Ahora bien, ya si se trata de analizar la famosa foto desde un ángulo un poquito más profesional, seguro usted podrá identificar diferentes factores que lograron que la foto se hiciera viral. Yo por lo pronto identifico tres:

1) La foto no tiene mayor producción que haberle robado los sombreros a dos mariachis mamones que no habían querido prestarlos.

2) No hay poses, ni duck faces, ni mucho menos un gramo de Photoshop, solo la actitud de dos tipos disfrutando la graduación de su amigo el gordo cual si fuera la suya.

3) La genialidad de mi amigo el negro de mostrar su cerveza de tal manera que sin mostrar la marca, todo mundo identifica que se trata de una “Victoria” (Y eso que él ni es publicista).



meme

Así que yo no seré una vaca sagrada de la publicidad, ah pero eso sí, cuando en una junta algún listillo propone que hagamos una pieza viral, o peor aún, que hagamos memes con la marca, ahí yo siempre interrumpo abruptamente la junta, respiro profundo, miro al autor de aquella idea con cierto aire paternal y me arranco a contar esta historia.

Porque yo no seré una vaca sagrada de la publicidad, ah pero eso sí, ¿cuántos publicistas pueden decir “yo soy un meme”? Disculpe que sea categórico pero solo hay uno. Aunque claro, si usted amable lector tiene intención de debatirlo, yo con todo gusto le acepto una copita.

AUTOR

Mateo Montes de Oca

Creo que generar conexiones poderosas entre la gente y las marcas es el mejor trabajo del mundo, por ello he vivido un divertido y enriquecedor viaje de 15 años a bordo de las agencias más creativas del país. El viaje hoy me ha llevado a JWT México, con el fascinante reto de construir las marcas más sexys del mercado.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close