Publicidad

“El Chapo” no necesita agencia de Relaciones Públicas

Uno de los delincuentes más famosos y ricos del mundo es “El Chapo Guzmán”. Esa noticia no es nueva, de hecho es una de las más viejas, pero continúa haciendo ruido gracias a los medios de comunicación.

Sin embargo, siempre estarán enterados sobre los “avances y triunfos” de uno de los delincuentes más famosos del planeta.

No hubo necesidad de que el capo contratará a una agencia de Relaciones Públicas o de Comunicación para su posicionamiento en los medios. Tampoco es necesario contar cuántos impactos tiene en televisión, radio, prensa, internet y redes sociales, pues su presencia es vasta y hasta podría ser envidiado por muchos que quieren estar en los reflectores.

Algunos lo admiran y quieren conocerlo; otros lo defienden a capa y espada, y unos cuantos se manifiestan a favor de él. Sí, aunque usted no lo crea, aquí en México “El Chapo” es una persona reconocida por su actividad delictuosa.

El líder del cartel de Sinaloa se ha convertido en uno de los principales criminales en el mundo, pero no hay que olvidar que su principal actividad delictuosa es envenenar a niños, adolescentes, jóvenes  y adultos a través de las drogas.

A pesar de que vivimos en un mundo con un alto índice de consumo de drogas, muchos siguen venerando a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo Guzmán”.

Muchos niños y adolescentes sueñan con llegar a ser narcotraficante, pues los medios de comunicación han posicionado a una figura que en la actualidad, no en todos los casos, aclaro, es un referente para muchos menores de edad.

Los autos de lujo, el dinero y las mujeres son una atracción preponderante entre algunos adolescentes y jóvenes de México, lo cual demuestra que en algunas ocasiones se nos olvida, quién es y a qué se dedica el hombre que se fugó recientemente de la cárcel de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, a través de un túnel dentro de su celda, confirmó la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

Cabe mencionar que durante el segundo semestre de 2014, el consumo de mariguana superó al del alcohol en 20 entidades de la República Mexicana y en 25 estados esta droga desplazó al tabaco.

En la presentación del libro “Consumo de Drogas: Riesgos y Consecuencias”, la directora general de los Centros de Integración Juvenil, informó que de 2008 a 2014, el consumo de cannabis incrementó en 17 por ciento:

“De 2008 a 2014 por ejemplo, tenemos 17 puntos porcentuales a nivel nacional, pero hay estados que llegan a tener hasta 35 puntos porcentuales de más de consumo, y estamos hablando de que más del 90% de los pacientes están consumiendo alcohol y mariguana, que eso es una cuestión muy preocupante.”

Desafortunadamente estas cifras van a la alta debido a que la venta de drogas sigue  presente, pese a los esfuerzos que realiza el Gobierno Federal.

Los reportes oficiales señalan que el Cártel de Sinaloa es capaz de mover dos toneladas de cocaína y 10 mil toneladas de marihuana, el 35 por ciento de toda la que existe en el mundo.

Y mientras algunas personas en este preciso momento están consumiendo drogas a lo largo y ancho del país, en algún recóndito lugar del estado de Sinaloa o en un punto del planeta, se encuentra escondido “El Chapo”. Las autoridades de Estados Unidos creen que el líder del cartel de Sinaloa se encuentra en Badiraguato, Sinaloa.

Pero que quede claro, el narcotraficante es uno de los delincuentes más buscados por las autoridades de México y de Estados Unidos, y aunque su presencia en los medios de comunicación es intensa, a pesar de que no tiene una agencia de Relaciones Públicas o de Comunicación que lo posicione en los medios, él continúa dañando a millones de personas en el mundo entero, debido a su red internacional de tráfico de drogas.

AUTOR

Erika Solorio

Estratega de medios, periodista y comunicóloga. Consultora en Comunicación Spread, agencia de inteligencia mediática y relaciones públicas.

 

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Close
Close