Open MKT

Cincuenta sombras de Publicity

Reconozcámoslo, Grey no solo es ilustre en la ficción: su notoriedad se debe, en parte, a un orden marketiniano de palabras y el uso de fantasías que liberan el morbo oculto de los lectores.

Se podría atribuir su fama a una estrategia publicitaria below the line, íntimamente relacionado con las relaciones públicas; el publicity.

En el publicity (no confundir con publicidad, que en inglés es advertising), una empresa u organización lanza una determinada información sobre su marca, para posicionar al público a su favor. De esta manera se obtiene repercusión en los medios, creando una actitud positiva hacia la marca.

Y se podría sugerir que E.L. James ha renovado y ampliado el concepto de publicity: lo ha llevado hasta la literatura y la moda (aunque en este caso sea sexual). La empresa, E.L  James, lanza una información, Cincuenta sombras de Grey, lo que posiciona a millones de mujeres a contemplar como una atracción irresistiblemente seductora (actitud favorable) una violenta dominación sexual (consentida, claro está).

Y vemos como los medios, a cada nueva información que lanza la autora, sobre la archiconocida saga; indagan, preguntan, hacen entrevistas y eco del señor Grey y sus andanzas sexuales. Lo último, una novela con el punto de vista masculino (respondiendo así al tan ansiado interrogante femenina que surge entorno a la mente masculina, y suscitando el interés de un público con más testosterona), que de hecho llegó a España con hojas en blanco. Y claro, habrá que hacer entrevistas a hombres y chicos jóvenes para que nos confirmen si la versión de la historia, escrita por una mujer, se acerca al mundo y fantasías sexuales de los varones.

Muchos críticos hacen reseñas un tanto pésimas sobre las obras de E.L. James, pero desde el punto de vista publicitario y a la espera de un escritor atrevido, leo las noticias con avidez esperando ver surgir un menú culinario sadomasoquista o saber que el señor Grey ha ganado algún león.

Y reconozcámoslo, ¿negaría usted una entrevista al señor Grey, si este existiera?

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close