Comunicación

Deja de decir que sabes escribir

Asegúrate de decir lo que quieres: hay un montón de frases que seguro sonaron bien en tu cabeza cuando las escribiste, pero el consumidor puede encontrar un significado completamente diferente al leer. Un buen ejemplo podría ser al describir el incendio en un edificio y decir: “personas fueron evacuadas. Esto significa en realidad que habían vaciado sus entrañas. Lo correcto sería decir que “el edificio fue evacuado” o que “las personas fueron evacuadas del edificio”. Recuerda, todo es acerca de ser claro. No queremos que los lectores se tropiecen.

Evita la jerga y difusión de jerga: apalancamiento, llave en mano o cambio de paradigma; estas palabras no hacen el sonido más importante; a menudo, hacen que el sonido sea más pretencioso. También son una barrera para la claridad. Teniendo muchas palabras más, podemos transmitir algo que fácilmente se puede decir en pocas palabras.

Dejemos la parafernalia de la publicidad en las manos de los artes. El texto debe ser claro por lo que usar expresiones rebuscadas no tiene ningún beneficio para la venta. Si estas expresiones son gramaticalmente correcta o no, disminuyen la credibilidad. Tampoco contribuyen en nada a una pieza. Ejemplos de esto pueden ser: ir hacia adelante, tocar base, el enfoque holístico, de la cuna a la tumba y la fruta madura. Frases como éstas, es mejor simplemente evitarlas.

Un buen redactor no es el que conoce más palabras, un buen redactor es el que crea historias con la buena utilización del lenguaje que domina.

La redacción no se trata de que el consumidor diga “ah mira, el copy se rifó” la redacción publicitaria se trata de comunicar y para comunicar debemos comenzar por no aburrir, no confundir y sobre todo, en un mundo de 6 000 impactos diarios en la calle, aunados a los miles de impactos en Internet, llamar la atención.

Deja de decir que escribes y ponte a escribir. Pero antes debes leer. Un consejo es leer todo por todos lados y en todo momento. Lee publicidad, lee artículos sobre publicidad. (gracias por leer BTW) pero también lee discursos pesados sobre asuntos y con lenguaje que no entiendes. Lee a Luther King, los discursos de Obama, de Mandela. Lee los guiones de las películas que más te gustan. Lee textos básicos. Revistas de moda, de chismes, Date cuenta que es lo que la gente lee, lo que la publicidad los obliga a leer y los cambios que puedes hacer a tus textos para que México consuma una mejor publicidad.

Escribe, escribe, escribe.

Judith Ramírez

Lic. en Diseño y Producción Publicitaria por UPAEP. Con talentos tan ocultos que ni ella los conoce. Copy en La Agencia Viva.
Sígueme en twitter: @lafocabebe

Sigue a Judith Ramírez en:

Artículos relacionados

Close
Close