Creatividad

El estrés de la gran idea

Aceptémoslo, ni todas las cuentas ni todos los proyectos nos apasionan igual. Siempre tenemos un favorito. Al pensar en ideas, hay productos que nos motivan más, nos gustan realmente y es un verdadero gozo hacer ideas para ellos, otras, simplemente se quedan y se hacen, pero sin tanto ahínco. Es la verdad y hay que aceptarla; unas ideas nos matan y otras no.

Llega un pitch o una nueva campaña de ese producto que tanto te gusta, sabes que eres bueno, sabes que quieres llevar al límite la creatividad y entonces pasa; todas las ideas te parecen horribles, nada te gusta, nada te llena, le das vueltas y vueltas, piensas y vuelves a pensar, regresas a la idea 1 de las 80 que llevas y simplemente nada funciona, no es suficiente. No es la idea que esperabas te sacara el corazón y te apasionara. Te presionas y te estresas. Nada sale y te hundes en tu propia lástima.

Sientes que eres el peor creativo del mundo y te cuestionas si estás hecho para esto o deberías dejar de engañarte y cambiar de profesión. [email protected], simplemente te estás sobre-exigiendo, por eso, cuando pases por esos momentos, debes recordar estas sencillas recomendaciones:

  1.  Eres bueno, no te claves

Si la gran idea no llega, tranquilo, nadie se morirá por eso. No te claves de más y sigue pensando. Una idea, buena o mala, no determina ni califica toda tu creatividad.

  1.  La gran idea ahí está

Respira con calma, relájate, fúmate un cigarro, tómate una coca o haz lo que sea necesario para que intentes tener claridad en ese momento de ofuscación. La idea llegará, está ahí, oculta, sólo quiere ser encontrada, si te estresas, la estresas y más se esconderá, relax.

  1.  No le debes nada a nadie

Evita hacer las cosas y desarrollar ideas para demostrarle a alguien que puedes, que eres chingón o para que vean tu capacidad. Es tu cabeza, es tu creatividad, tú mandas, tú y sólo tú debes ser tu propio juez.

  1.  Sí, es buena, confía

Finalmente la has encontrado pero ahora dudas, ¡no lo hagas! Después de tanto sufrimiento, lo último que quieres es matar la idea ganadora, créeme. Es buena, déjala ser y con el tiempo te darás cuenta que no estabas equivocado.

No te presiones, relájate. Este trabajo es mejor cuando lo haces con pasión y te diviertes, siempre es posible tenerlo todo. Las ideas se construyen, se alimentan y se sufren, no lo olvides. Mantente alerta a todos los estímulos, sea el proyecto que sea manéjalo de la misma forma que cualquier otro, el truco está en no sobre-presionarte, ¿no?

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close