Publicidad

La máquina del tiempo

Sabemos que todo es recuperable, menos el tiempo. Escritores han llevado a la literatura y al cine historias en las que existen inventos para volver en el tiempo a voluntad, creando fascinantes historias que quisiéramos recrear. 

Conocido por todos en la película ‘Back to the future‘ el Delorean es una máquina con este propósito. Un artefacto con el que se puede viajar en el tiempo para arreglar el destino de sus protagonistas.

Al parecer algunos clientes creen que las agencias de publicidad tienen un dispositivo con estas características. Y que podemos manipular el tiempo según sus necesidades y hacer nuestro trabajo “para ayer” aunque sean ellos sean los que no manejan correctamente sus tiempos para una mejor respuesta por parte de la agencia.

En publicidad la sincronía en el proceso de trabajo debe ser exacta, para que la carga laboral sea más ágil, oportuna y así satisfacer las demandas del cliente.

Por lo cual estos son algunos consejos para mejorar el desempeño y tiempos de trabajo entre la agencia y el cliente.

  1. El brief

Sin el brief no podemos iniciar una labor. El cliente puede darte una extensa explicación pero no suple la labor de un brief. El brief ahorra tiempo en cuanto a contenido, planteamiento e información para trabajar, este podrá ser leído, entendido y compartido a más de una persona para cumplir todas las exigencias dispuestas por el cliente.

  1. Tráfico de trabajo

Existen agencias que dan servicios 24/7 y facturan más por estar a disposición del cliente. Pero la mayoría no pertenecemos a ese tipo de agencias con grillete, por lo que los tiempos deben ser cumplidos en el horario de trabajo que se realiza con un tráfico diario de trabajo. Organizar actividades mejora el desempeño dentro del horario laboral y ayuda mucho inclusive al momento de facturar.

  1. Hablar con el cliente

El trabajo de los ejecutivo/as es ser los intermediarios entre cliente y los creativos, pero muchas veces se solucionan problemas cuando el creativo habla directamente con el cliente. Además de conocerlo puede tener una cercanía profesional para ayudarlo más ágilmente. Esto hará que el cliente sepa que hay un equipo humano trabajando para su marca.

  1. Practicidad

Con un fin creativo muchas veces queremos sorprender al cliente con un material que haga resaltar su marca, y gastamos tiempo en detalles que muchas veces no son apreciados. Es ahí donde lo práctico se convierte en el camino a seguir, haciendo lo que el cliente solicita. Esto la mayoría de veces limita al creativo, pero da tiempo para hacer tu trabajo más rápido y poner tu empeño en tareas que realmente necesitan dedicación.

  1. Frenar cambios innecesarios.

Una de las cosas que más frustración genera en la relación con el cliente, es que este no confié en los profesionales que contrato, haciendo valido su criterio así esté equivocado. Aunque no podemos cambiar el comportamiento del cliente, se puede implementar estrategias para manejar este tipo de actitudes, las tarifas económicas por cantidad de cambios o propuestas pude ser una manera de frenar cambios y criterios que solo hacen más largo el proceso creativo.

Lastimosamente las maquinas del tiempo aun no existen, pero podemos optimizar nuestro tiempo laboral y dar un mejor servicio. Todo es cuestión de sincronizar nuestras responsabilidades con las demandas de nuestro cliente.

Imagen por iStock
León Bustillos

(Ecuador 1986) Licenciado en Publicidad y Gestión. Director de arte y creador de marcas. Fundador de Publicistas Ecuador. Fotógrafo autodidacta y lector por convicción. Disfruta de saltos abruptos, por eso su único compromiso es consigo mismo y con su melomanía”. Sígueme en @leondkito.

Sigue a León Bustillos en:

Artículos relacionados

Close
Close