Creatividad

Diferencias creativas

Sea un pitch, un proyecto o un simple logo, al momento de elegir la dirección que se debe seguir para cumplir con la tarea encomendada, empiezan los problemas. ¿Cuántas veces hemos vivido el caos de no tener una dirección clara al momento de bajar conceptos? Muchas. Y es que al final, como dicen por ahí; donde manda capitán no gobierna marinero.

Somos creativos y tenemos una mente inquieta, diferente, efervescente y llena de ideas que queremos plasmar en cada proyecto. Algunas veces desde el principio,  tenemos clara la dirección que debemos seguir y visualizamos perfectamente los caminos por los que se debe navegar, pero cuando las opiniones son tan diferentes, caemos en diferencias creativas que nos generan mucho estrés.

No importa el puesto que tengas, al final, la mejor idea es la que debe ganar, o eso es lo que se cree, pero no. Tener una posición privilegiada (en ocasiones) es más complejo de lo que se piensa, pues el nivel de exigencia es alto y la visión es limitada o demasiado amplia, es ahí cuando un misterioso juego de poder y los caprichos creativos hacen de las suyas para no dejarnos ver lo que puede ser evidente.

Como creativos podemos ser muy pasionales y aferrarnos a las ideas que creemos son las adecuadas, pero no debemos olvidar que somos un equipo y cuando se toman en cuenta los comentarios y sugerencias, siempre se puede construir algo realmente valioso, pero si nos creemos omnipotentes, hacemos oídos sordos y seguimos la ruta de la necedad, probablemente suframos las consecuencias de nuestros caprichos, ¿o no?

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close