Publicidad

Mi hijo me enseñó todo lo que sé

En mi país se celebra mañana el día del amor y la amistad, pero para mí tiene un significado mayor ya que hace 5 años recibí el regalo más hermoso del mundo, mi primer hijo Nicolás.

En cierta ocasión me encontraba preparando un taller de creatividad para una universidad y mi hijo estaba jugando por ahí, de vez en cuando me interrumpía para preguntarme algo, al principio me sentí algo frustrado porque no me dejaba concentrar pero al verlo pasar de aquí para allá y al oírlo hablar solo, me llamó la atención su manera de jugar y fue ahí donde hice un descubrimiento sorprendente, la publicidad es un juego de niños.

A continuación voy a presentar los pasos que sigue mi hijo para crear sus mundos mágicos y enseguida lo relacionaremos con nuestro quehacer:

  1. La Adaptación: “¿Jugamos en la mina?”

Mi hijo piensa que yo me sentiré culpable (como efectivamente me siento) al invitarme a jugar con algo que yo le regalé, pero cuando le explico que estoy ocupado, él se adapta a la idea de que tiene que buscar la manera de entretenerse solo, alcanzando un juguete, subiéndose al comedor donde hay pan, buscando un espacio que se adecue a su idea.

En publicidad es igual, debemos asimilar muy bien el brief y adaptarnos a las necesidades específicas del cliente, pero debemos dejar la puerta abierta a distintos caminos que nos permitan abordar el problema desde múltiples puntos de vista y no casarnos con una sola idea.

  1. La Curiosidad: “¿Qué es eso?”

Cada vez que mi hijo quiere saber algo, pregunta, es apenas lógico para un niño, infortunadamente es una capacidad que perdemos con el tiempo, ya que se vuelve menos lógico y más vergonzoso, porque tenemos la absurda idea de que nuestra ignorancia disminuye al no mostrarla.

En un mundo ideal todas las respuestas estarían en el Brief, pero en este, lo más probable es que te tengas que ayudar. Por suerte, la manera de investigar hoy es más fácil que nunca, no es sino sacar nuestro oráculo electrónico del bolsillo y teclearle nuestra incógnita, ya sea en un buscador o sondeando la información con algún conocido en la red social de nuestra elección.

  1. La Comodidad: “Estoy en la salaaa…”

No importa cuantos juguetes le regale, mi hijo prefiere jugar en la sala con los cojines del sofá, ¿la explicación? muy sencilla, en su pista de carros solo puede jugar a los carros, en la sala puede imaginar todos los universos que quiera.

Es importante encontrarse en un ambiente que nos resulte cómodo para desarrollar las ideas, rodearse de objetos y personas que estimulen nuestro pensamiento. Rara vez se nos va a ocurrir una idea genial estando encerrados en un cubículo. La mayoría de las ideas ocurren cuando estás en contacto con tu niño interior, cuando juegas con colores, cuando escuchas una canción, cuando ves la naturaleza como si fuera la primera vez.

  1. La Inspiración: “…bsbsbs…”

Cuando comienza a susurrar es porque la magia se está creando. Está en una cueva de dinosaurios o montando a caballito, o simplemente se transforma en locutor deportivo y jugador de fútbol al mismo tiempo. Su cabeza no para de crear porque está inspirado.

Una vez que nosotros contemos con todos los elementos necesarios, es hora de entrar en el “mood creativo”. Es importante tener una mente positiva y abierta a todas las ideas por ridículas que puedan parecer en un principio.

  1. La Actitud Ganadora: “¡Mira papá!”

Finalmente cuando mi hijo termina un dibujo o descubre algo lo primero que hace es venir a mostrármelo con una sonrisa de oreja a oreja. No le teme al rechazo, porque está seguro de que lo que hizo, es genial.

De la misma manera pasa con una campaña, a la primera persona que debemos vendérsela es a nosotros mismos, si no estamos totalmente convencidos de que nuestra idea sea ganadora, vamos a fracasar. La única opción es que creamos ciegamente en que lo que tenemos, es genial.

Mi consejo final es que disfruten lo que hacen como lo hace un niño, cuando uno disfruta lo que hace, no lo puede hacer mal.

PD: ¡Feliz cumpleaños mi Nicky!

Imagen cortesía de iStock

Ricardo Cárdenas Cabezas

Director creativo, productor audiovisual y docente universitario.
Fundador de MENTE. Padre de Nicolás y de Bastian.
Twitter: @eltuitdemente Web: www.ricardenas.com

Sigue a Ricardo Cárdenas Cabezas en:

Artículos relacionados

Close
Close