Diseño

Los dos medios del diseño gráfico

Cada uno mantenemos nuestro propio concepto de lo que es el diseño, puesto que su naturaleza es de carácter polisémico. Teóricamente, podemos entenderlo como un acto de explicación social donde se establecen niveles de comunicación. Es decir, surge en nosotros una responsabilidad social como diseñadores, asimilándolo como un resultado inseparable de la praxis.

El diseño es una contraparte de las necesidades del entorno para enfrentarlas y trascenderlas, se toma conciencia de lo que se tienen y de lo que no se debería tener, involucra lo social, por eso el nivel de complejidad con el que nos enfrentamos, ya que a veces lo social tiene leyes muy difusas.

Como creativos en el área de diseño nos podemos desconcentrar porque no se tienen claros los objetivos, y esto es muy sencillo, si no tenemos claro qué vamos a hacer o cuál es el problema que vamos a resolver, fácilmente nos podemos desviar de la solución.

Frente a esto (lograr centrarnos), la disciplina se apoya de representaciones, y éstas a su vez tienen dos medios: LA ICONICIDAD Y LA ABSTRACCIÓN. La iconicidad es lo que más ligamos a la realidad (es lo que es) por el contrario de lo abstracto. Y se puede decir que es lo contrario, pero no en un sentido estricto puesto que en la abstracción existen grados de iconicidad, misma que van transformando esa realidad utilizando solamente lo que hace falta: lo simbólico.

Pero bueno, además de la iconicidad y la abstracción, tenemos otro medio, y quizá mucho más preciso: LAS PALABRAS, éste es nuestro elemento de significación más directo, ya que se conjuntan frases para acompañar el sentido de nuestro mensaje. Con esto recordemos que existen configuraciones que ofrecen percepciones de distinto nivel, que se generan gracias a las aplicaciones visibles, tangibles hasta efímeras de nuestro proyectos.

Ya para terminar rápido, reflexionemos un segundo, qué es lo que hace difícil nuestra práctica? A decir verdad son cuestiones complejas, es como ubicarnos con el adjetivo de “todopderosos” o bien llegar a pensar que no lo somos, mostrar un espejo que idealiza o minimiza nuestra propia disciplina. Realmente la complejidad está en los contenidos, en la dirección que le demos a nuestro mensaje, y en la interacción con la audiencia ya que no siempre conocemos a nuestro público. Estos dos medios, apuntados arriba, son las herramientas más útiles, y más básicas, que nos ayudan a direccionar de manera más estratégica cada proyecto de inicio a fin.. vaya, nos ayudan a desenredar el caos de la complejidad.

Quedémonos con esto..

Estamos en una etapa de la historia donde la creatividad necesita un empuje que la mueva hacia adelante. Que la despierte del ensueño, existe quizá certeza o no en los procesos, pero requiere un nivel de maduración más completo. Necesitamos estar consientes de nuestra vocación, y que se require fortalecer nuestras habilidades formativas en la disciplina para crecer las capacidades potenciales de nosotros los diseñadores y creativos.

Hay que volver a lo más simple del diseño, a los medios, a los elementos que lo asimilan. Ustedes, ¿qué opinan? Me despido, soy Erika.

Hasta la próxima.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

2 Comments

  1. Respondiendo un poco a tu pregunta, entiendo o me convenzo cada vez más que estamos en un punto de ruptura donde ni lo viejo, ni lo nuevo tienen la “verdad”. Hasta hace no mucho el diseño dependía de un cliente y hoy el nuevo paradigma del diseño se piensa y se enseña sin él y eso es un cambio radical en la idea profesional.
    Desde mi posición ideológica no entiendo la profesión sin un cliente aunque no dejo de reconocer que el mundo está constantemente cambiando para mejor.

    1. mil gracias por su comentario Maestro!!!, enriquece el contenido como siempre, y además coincido con usted. todo va cambiando y espero que siempre siga siendo para evolucionar la praxis 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close