Open MKT

¡Quítese las gafas para vender!

Nos contaba una antigua profesora de literatura que leyendo crecía uno como persona, porque te preparaba para enfrentarte a situaciones y se ampliaban tus experiencias, aunque muchas fueran ficticias.

Y es curioso que las librerías, donde habitan miles de libros, no aprendan ni de frases hechas ni de históricos sucesos. Renovarse o morir es completamente cierto, y sino que se lo digan a Kodak u Olivetti.

Las librerías han alcanzado su punto más bajo ventas, potenciado por webs como Amazon o Iberlibro. Sin ir más lejos, ha cerrado sus portadas la librería Da Vinci, experta superviviente en un mundo cada vez más tecnológico y libros de diversos idiomas.

El efecto miopía, en economía, denomina enfocarse únicamente en el producto que se ofrece, olvidando la competencia, al consumidor y los cambios que tienen lugar alrededor de emplazamiento de la marca. A pesar de que las librerías no son una marca en sí, representan el romanticismo de perderse entre el papel, criticado por muchos y aún amado por algunos. Los grandes grupos, cómo La Casa del Libro, sobreviven debido a las temáticas que abarcan que cada vez son más amplias, y porque han tardado poco en adaptarse a las nuevas formas de compra.

Por otro lado, los pequeños negocios de libros se encuentran al borde de la extinción: webs piratas de libros, tabletas, libros electrónicos (cuyo precio se prevee que se abaratará en unos años, por lo que aumentarán las ventas en este tipo de formatos; y además son sostenibles con el medio ambiente, un factor determinante para la futura Generación Z).

Entre las recomendaciones de expertos: alejarse del producto principal, y centrarse más en el consumidor, adecuándole lo que se vende. No es una insinuación para que se comiencen a vender más cafés que libros, o que se adopten a muchos animales para atraer más público.

Podríamos decir que esta vez, la imagen asociada de las gafas a la lectura es más verídica que nunca. Y ustedes, ¿dónde compran palabras para leer? ¿Qué mejorarían de las pequeñas librerías?

 

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close