Comunicación

¿Dónde termina el arte y comienza el copy?

La cosa está así. Un arte dice que el arte es más importante que el copy y un copy opina todo lo contrario. Para mí, el que importa es el concepto y lo demás es lo de menos.

¿Hay alguna manera en la que el copy pueda reclamar su profesión como una forma de arte?

No hablo en nombre de nadie más que el mío. Cada semana me pongo a pensar qué escribir, espero que me suceda algo y luego macharlo con mi profesión pero esta vez tenía ganas de hablar un poco de arte.

Dado que no tengo ningun tipo de autoridad para hablar de lo que todos entendemos como arte, pensé en cuestionarme si la redacción es arte o pertenece a alguna rama del arte más allá de la literatura. De ahí, lo que escribo a continuación y mi descripción de cómo un humilde redactor es un artista verdadero.

 Hablemos de Ogilvy.

 “A 60 millas por hora el ruido más fuerte en este Rolls-Royce proviene del reloj electrónico” Esta línea la conozco desde que inicié la universidad y hasta ahora sigo creyendo que es preciosa. ¿Esto es arte? ¿es poesía?

El arte de un redactor es producir copies perfectos para deleite de los lectores, bonito y rápidos. Quien trabaje en una agencia puede entender esto a la perfección. La vida de un copy se basa en pensar a mil por hora de manera creativa en una oficina gris que no inspira para nada, eso es trabajo duro. Cada minuto cuenta.

Como en la vida, la experiencia también cuenta. El arte es para pasar por lo menos cuatro piezas de trabajo al día. Para hacer esto, debes aprender rápidamente lo que cada cliente espera. También debes aprender a usar un montón de diferentes sombreros, literal y metafóricamente. De un segundo a otro pasas de ser un hotel de 5 estrellas en Mónaco a ser una marca de ropa de niño.

La forma no es necesariamente la principal preocupación de un redactor; el cumplimiento del brief, la producción de copies, manteniéndolos agradables y de fácil lectura es más importante.

Las personas no consumen contenido en línea de la misma manera que leen un libro. En primer lugar, se escanean la pieza para ver si va a responder a sus preguntas antes de profundizar. Tenemos que entender que Internet tiene demasiado contenido y si escribimos para digital, escribimos no para ser leídos, escribimos para ser escaneados.

Si escriben para digital, mantengan sus copies lindos y cortos. Un gran párrafo de texto es desalentador y asusta al lector. Por un Internet con copies bonitos.

Sé que no debo hablar de arte, pero a veces es necesario. Las imágenes le dan vida al contenido en línea. Puede ser lindo, divertido, irónico, idiota, puedes escribir lo que quieras para Internet, lo que hace a un contenido relevante es si beneficia o no al lector.

El dueño de una galería debe invertir en un artista cuya obra sea consistente. Lo mismo puede decirse de cualquier marca en Internet. Cuando estás pagando por un par de blogs semanales, no esperas contenido basura.

Un galerista dedica una pared valiosa o un espacio importante para mostrar el arte, y gasta los ingresos por publicidad para informar a los consumidores acerca de la obra. Una marca en línea se basa en un redactor para ser su voz; para hablar con sus clientes de una manera tal que ellos regresen por más. Esta fe debe ser pagada con contenido de alta calidad constante o que el cliente vea en otros lugares. OJO: Si el estilo de tu marcas es igual, algo estás haciendo mal.

Las drogas y el alcohol son el cruel motor de la creatividad de muchos de artistas. No puedo hablar por otros redactores, pero personalmente, soy debil ante el vino.

 Imagen cortesía de iStock

Judith Ramírez

Lic. en Diseño y Producción Publicitaria por UPAEP. Con talentos tan ocultos que ni ella los conoce. Copy en La Agencia Viva.
Sígueme en twitter: @lafocabebe

Sigue a Judith Ramírez en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close