ComunicaciónMarketingPublicidad

La lucha del ser humano por ser humano

Hace unos días estuve en el Festival de la Creatividad Colombiana El Dorado y hubo un tema transversal a la mayoría de los ponentes que se acentuó en mí con una conversación que tuvo mi hijo de 5 años con mi esposa:

– Mami los ladrones son muy hábiles, se disfrazan de humanos para robar.

– ¿Por qué crees que los ladrones no son humanos?

– Porque ¿qué humano le haría daño a otro ser humano?

Claro, en un sentido ontológico de la palabra, un ladrón es un humano, pero en un sentido filantrópico, no lo es. La sabiduría de un niño es solo comparada con su inocencia, algo que desafortunadamente se ha perdido un poco en este negocio. El Festival tuvo un brillo especial que no se da en otros festivales y es precisamente el brillo que da la reflexión. Cosas como la tecnología, las estadísticas o el afán por los resultados, nos han alejado del verdadero propósito de nuestro oficio, que es conectar a la gente.

Inició Joanna Monteiro, Directora Creativa General de FCB Brasil con el pensamiento “A veces no necesitamos aumentar la tecnología, para mejorar la vida de la gente”, lo que le dio pie a Barry Wacksman, Director Estratégico Global deR/GA NY con su charla “the whole idea: building brands at the speed of culture”, en la que planteaba que a todos nos une un espíritu de innovación y dicha innovación debe ir a la misma velocidad con la que cambia el mundo.

Dave Dye, Head of Art de J. Walter Thompson Londres, nos contó una anécdota en la que en una oportunidad en la que buscaba ser genial, un momento humano resultó ser lo mejor, invitando al auditorio a seguir su máxima: “Confía en tus instintos. Sé más humano. Sé más colombiano”.

El gran maestro del diseño mundial Stefan Sagmeister apuntó que nuestro subconsciente se da cuenta de la belleza sin que nuestro consciente lo sepa, precisamente porque es algo humano. Igualmente nos mostró un performance callejero hecho con monedas donde se podía leer una frase cargada de mucho sentido: “La obsesión hace mi vida peor y a mi trabajo mejor”.

De repente entraron unos monjes tibetanos (o por lo menos eso parecían), cosa que sorprendió a todos porque estábamos en un ambiente de gurús de la publicidad y el marketing, pero venían a realizarnos una recomendación muy puntual, que para comunicar de una manera efectiva, es necesario desacelerar un poco, debemos volver los ojos a nuestro interior, a nuestra humanidad.

Álvaro Fernández, vicepresidente creativo de Publicitas Saatchi&Saatchi Ecuador, entre risas y verdades nos dejó su consejo: ”Trabajemos con el corazón, con hambre y con la mente en la gente. ¿Los números? ¡Bah! los números no deben justificar el miedo, deben aportarle al trabajo”.

Para que finalmente cerrara con broche de oro en gran Carlos Bayala, Director Creativo General de Mother Londres, comparando a los humanos con robots como lo hice en un escrito anterior, argumentando que no debemos perder de vista lo que nos hace humanos.

Pienso que lo lindo de trabajar en publicidad no es ganar cuentas o premios, no es cerrar negocios multimillonarios o tener un ascenso. Pienso que lo que hace que valga la pena trabajar en publicidad, es la capacidad de influir positivamente en la vida de las personas, brindándoles historias que puedan divertirlas o hacerlas reflexionar. Pienso que en este negocio hay que divertirse y como dijo el gran José Miguel Sokoloff “Suficiente mierda comemos todos los días como para no divertirnos con lo que hacemos”, haciéndonos más felices, más prósperos, más humanos.

Imagen cortesía de iStock

Ricardo Cárdenas Cabezas

Director creativo, productor audiovisual y docente universitario.
Fundador de MENTE. Padre de Nicolás y de Bastian.
Twitter: @eltuitdemente Web: www.ricardenas.com

Sigue a Ricardo Cárdenas Cabezas en:

Artículos relacionados

Close
Close