Diseño

Para entender el diseño…?

El diseño tiene una naturaleza polisémica, y por eso lo entendemos desde muy distintas perspectivas, pero siempre hay que tomar en cuenta algunos aspectos para asimilar su esencia, aquí se los dejo…

Para entender el diseño hay que entender al hombre.

La disciplina no se puede concebir si no se comprende al hombre, si no se entiende la interacción entre los individuos y su relación con lo que los rodea. Los objetos de diseño se planean para lograr una identidad de uso y una función que optimice las actividades del hombre, al final esos objetos de diseño (mensajes, espacios, productos, etc.) se integran en la sociedad para identificar una cultura y para resolver problemas en la cotidianidad del hombre.

Para entender a la sociedad hay que significarla con sus mismos códigos culturales.

Generar valor de significación en el diseño es entender y basarnos en un lenguaje cultural, en un sistema simbólico (llámese palabras, imágenes, espacios, etc..) que funcionan dentro del lugar y tiempo donde la sociedad brinda sentido. Aquí vemos el diseño como una herramienta que dirige e integra esos códigos de expresión con las distintas realidades de los individuos, por eso el diseño se vuelve un vínculo cada vez más importante en la sociedad. Y a decir verdad con un impacto más global. Con lo anterior entendemos que si el diseño funciona para configurar una semiosis dentro de la sociedad, quiere decir que también produce utilidad… de percepción, transformación y uso, motivando un impacto en el entorno.

Para entender la función del diseño hay que entender su impacto.

Al ser un oficio que busca servir al hombre, tenemos que entender su objetivo más allá de una intención comercial, debemos observar su impacto como un fenómeno sociocultural que con las nuevas tecnologías tiene un alcance y una difusión mundial. El primer impacto es comunicar a los hombres, mantener una estructura, una relación y un orden lógico de lo que nos rodea pasando por lo conceptual y lo perceptual en el proceso de creación de los “objetos”, es decir, el impacto del oficio es mucho más que propiciar el consumo de información o de productos, en realidad al final se impactan perspectivas, hábitos,  costumbres dentro de la vida del hombre, encausando experiencias de valor.

Y finalmente..

Para entender el diseño hay que experimentarlo.

Si no experimentamos el diseño, si no vivimos el proceso desde la investigación, la planeación y la producción aportando nuestra cognición, será difícil que lo podamos madurar y más aún será difícil causar experiencias significativas en los individuos. Todo camino creativo es muy complejo, pero es muy satisfactorio cuando se logran los resultados ideales de un buen proyecto de diseño.

¿Ustedes qué opinan? Soy Erika

Hasta la próxima.

Imagen cortesía de iStock

Erika Valenzuela

Originaria del DF pero radicada en Ciudad Juárez, es diseñadora gráfica, en el 2008 comienza la maestría en Diseño Holístico donde se adentra a investigar, publicando sobre temas como tecnología, diseño y entorno social. Dede entonces continúa escribiendo, emprende proyectos de diseño y ha dado conferencias. Este año ha publicado en la revista Código en sus versiones impresa y electrónica, es colaboradora también del blog GraphicLust y es editora en FOROALFA. @dgraphicstyle.

Sigue a Erika Valenzuela en:

Artículos relacionados

Close
Close