Publicidad

Sobreviví a mi primera semana en la agencia

Si uno de tus sueños es trabajar en una agencia de publicidad, te aseguro que en tu primera semana tu vida dará un giro de 180 grados. No exagero; es totalmente cierto.

Primero, le darás la bienvenida a las salidas tarde de trabajo. Segundo, no sentirás el tiempo correr. Tercero, sabrás que el dicho “El cliente quiere la campaña para ayer” es cierto, y cuarto, si nunca has usado una Mac, sabrás que ella será tu enemiga constante en tus primeros días de trabajo.

La relación que llevo con mi Mac la llevo con pinzas. Ella no cede, ni yo tampoco. Estoy decidida a tratar de descifrar todos sus atajos de información y ella está decida a complicarme esa labor. Pero ya hemos llegado a un acuerdo. Aprender una de la otra.

La vida en la agencia tiene un ambiente de velocidad rápida y de mucha creación. Las campañas se miden en “Dime qué piensas y te diré qué clase de creativo eres” y las reuniones giran en torno a encontrar las soluciones que el cliente busca. Me gusta lo que escribió en su momento Brian Vaszliv acerca de la habilidad de crear contenidos innovadores para diversas y distintas campañas; “Mira lo que otros no ven. Luego muéstralo. Eso es capacidad creativa”.

Llegar a mi lugar de trabajo, lleva implícito activar la pasión que siento por la publicidad con sentido y la publicidad crítica, saberlo conducir de una manera profesional es cosa del día a día. Mis nuevos compañeros de trabajo llevan mucho más tiempo que yo en el medio publicitario; ya conocen en carne propia las fechas límites, los cambios de última hora, las llamadas de clientes buscando mejoras, las bandejas de entrada con mensajes llenos de nuevas sugerencias para las campañas, y la posibilidad de cambiar el rumbo de la misma, solo con la habilidad de pensar diferente.

Me encanta. Sé que estoy en el lugar correcto. Los retos se sirven en el desayuno, almuerzo y cena. Los tomo como vienen y si llega una temporada en que los retos brillan por su ausencia, es cuestión de buscarlos por cuenta propia, aprender de ellos y sacarles el jugo.

 

Imagen por iStock

Artículos relacionados

One Comment

  1. Hace un par de semanas que me incorporé a una agencia, todo más o menos cierto salvo lo del tiempo. El tiempo se escurre y cuando quiero acordar es viernes. Ah y por suerte no me dieron Mac 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close