Diseño

Las fases del usuario

¿Qué tal? saludos, hace días estuve leyendo sobre el usuario (nuestro destinatario) y sobre el concepto “usabilidad”, llegué a la conclusión que la audiencia pasa por una transición que podríamos ver como fases o etapas que modifican su perspectiva, aquí les platico…

Según André Stolarski, diseñador e investigador brasileño, existe una confusión grave respecto al concepto de usabilidad. Veamos, de inicio usabilidad no debe verse solo como “la funcionalidad de…” porque estaríamos encerrando el concepto al simple uso del objeto, mensaje o interfase. Usabilidad es una herramienta que nos permite entender la complejidad de respuesta en el usuario, para centrarnos en él y ponerlo a prueba (diseño-producto-individuo), esto nos enseña los vacíos y/o las deficiencias de nuestras propuestas. Así, básicamente se abre la posibilidad de reinventar el uso que se le da al producto (sea cual sea). El objetivo es enfocar la problemática para brindarle posibles soluciones de uso.

Para brindar una solución debemos conocer el problema y su entorno, el diálogo con otras áreas nos ayuda a conseguir una visión más completa de la problemática que se nos presenta. Ahora, cuando conocemos el problema lo siguiente es fijarnos en la audiencia, debemos interactuar y entender al usuario, para eso es necesario seguir su expectativa y conocer su respuesta. Aquí lo importante es que tengamos en cuenta que el usuario se transforma, y lo podemos ver como si pasara por cuatro fases:

La primera fase, es cuando el usuario hace consciente el problema o necesidad y por consiguiente busca alternativas. Es la fase de “inmersión a la búsqueda” que tiene el hombre dentro del rol de usuario. Aquí, los diseñadores comenzamos con una idea muy generalizada respecto al proyecto, y al igual que el usuario nos adentramos a la búsqueda de soluciones para comenzar a proyectar.

La segunda fase es derivada de la primera, es cuando el usuario encuentra alternativas o productos y se adentra a la “fase de prueba”, es decir, hace consciente y evalúa su nivel de satisfacción respecto al uso del producto, mensaje o interfase. Aquí es donde aprende sobre la función del objeto de diseño. Nosotros en esta etapa, supone que igualmente evaluamos considerando una posterior retroalimentación para mejorar algún punto del proyecto.

La tercera fase es consecuencia de esa evaluación. Es la “fase transformadora”, es cuando el usuario se adueña del diseño, del producto y de forma autónoma se comienza a reinventar el uso del producto. Un ejemplo común puede ser Facebook que originalmente fue diseñada para conectar a una élite de estudiantes, hoy se ha reinventado conectando no solo estudiantes sino a empresas y al público en general. Conecta contenidos e información, genera comunidades además de encontrar un sentido comercial y publicitario de gran alcance. Para nosotros, ésta es una fase clave, y debemos darle seguimiento para mantener un dinamismo en las soluciones propuestas al usuario.

Y la cuarta fase  es la fase donde “el target cobra identidad”. En esta última el usuario se identifica con cierto nicho y se va centrando con características más definidas y específicas. Aquí se van creando nuevas audiencias, nuevos públicos, nuevos grupos de usuarios. Es importante para nosotros tener presente que el usuario cobra identidad y habitualmente va cambiando. El punto es identificar e integrar la funcionalidad del producto con las nuevas expectativas del usuario para generar nuevas experiencias.

Para terminar, recuerden que el usuario le da sentido a la función de producto y la usabilidad nos permite conectar los eslabones de la cadena  problema/ contexto / usuario / función / objeto.

El diseño es el resultado que busca resolver el problema que generó esa cadena. Me despido, soy Erika.

Hasta la próxima.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close