ComunicaciónPublicidad

El reto de aprender un nuevo idioma siendo publicista

Todos sabemos que las ideas invaden nuestro cerebro, que debemos enlazarlas con los pensamientos y cultura de las personas de la región, que los insights son el ancla para lograr nuestro objetivo y que la estructura de la estrategia es diferente en cada caso según cliente, temporada, campaña y presupuesto.

Es cierto, todos tenemos presentes nuestras labores a diario y solo aquel que sepa de mercadeo y publicidad entendió el párrafo anterior, para los demás es otro idioma, pero, ¿no les ha pasado que muchas veces en conferencias o reuniones, usan palabras “nuevas” para referirse a términos “viejos” y uno queda perdido? En este campo me he dado cuenta de que estar al tanto de todo, sí, de todo, es esencial para ir un paso más adelante y contar con un plus adicional que te define profesionalmente.

 Por eso decidí trabajar en lo que me gusta y mantener joven mi cerebro por medio de una técnica infalible que lo ejercita de manera óptima: aprender otro idioma. Elegí el alemán, ya que Alemania es un país rico en cultura, historia, deporte, arquitectura y gastronomía, cosas que me fascinan… A veces me imagino trabajando en una casa apartada de la ciudad, cercana a un lago, escribiendo en una laptop o mejor, en una máquina de escribir, remitiéndome a una época antigua estando rodeada de un ambiente diferente al que conozco y en el que nací.

Es lindo soñar, pero es más lindo cumplir los sueños, y aunque muchas veces es difícil sacar el tiempo para cumplir tus objetivos personales, mi invitación es a no dejar de lado tus gustos (por más de que te guste tu profesión) por tu trabajo. Va a sonar cliché, pero ponte a pensar, ¿cuántos años en promedio vive un ser humano? Muy pocos, ¿no? Solo piensa en lo rápido que se te han pasado los años últimamente, en mi caso yo no recuerdo haber vivido mis 20, 21, 22 o 23 años… Se pasó el tiempo volando. ¡La vida es muy corta para empezar a procrastinar con tus sueños y metas! ¡Hazlo ahora!

 Aprende un idioma, viaja, pinta, escribe un libro, cuida o siembra una planta, adopta un animal indefenso (así sea adulto, dale la oportunidad), come rico, lánzate desde un avión con paracaídas, conoce el mar, siente el pasto con los pies descalzos y cierra los ojos, escápate a ser feliz. Haz lo que quieras hacer ya, no sabes si vas a morir más pronto de lo que crees, disfruta ahora y recuerda que tienes la oportunidad de estar aquí, haciendo lo que te gusta.

Por cierto… Ya tengo 30% de fluidez en alemán, y no pagué ningún curso, todo lo hago de forma gratuita y por Internet. La vida nos da las herramientas, la cuestión es determinar si en serio queremos hacerlas. ¡Feliz martes!

Imagen cortesía de iStock

Ana María Ávila Suárez

Publicista, redactora, amante de los gatos, metalera y fiel librepensadora. Amo lo que hago y me adapto fácilmente. Tw: @ani_mustaine Inst: @animustaine Behance: anamariaavila.

Sigue a Ana María Ávila Suárez en:

Artículos relacionados

Close
Close