ComunicaciónPublicidad

El redactor y cuando no puede escribir

Cada vez que hablo con alguien que ha arraigado profundamente aspiraciones de convertirse en copy, siempre me habla de “bloqueo mental”.

Yo no creo en el bloqueo del copy.

Esto no me hace más inteligente o insinuar que tengo una mente creativa más fuerte que los que dicen sufrir de “bloqueos de la escritura.” Simplemente siento que el bloqueo es un mito, una ilusión y, me atrevería a decir, una excusa.

Todos tenemos días en los que no podemos escribir. Incluso si nos obligamos a desovar una mezcla de palabras, lo haríamos con asco interior y vergüenza.

Así que en lugar de superar bloqueos, pensé en soluciones más prácticas de por qué no nos sentimos capaces de escribir las páginas que deberíamos estar escribiendo.

Cree en tus proyectos.

No creer en lo que hacemos sucede más a menudo de lo que piensas. Tal vez no es la oportunidad de Cannes que esperabas mientras estudiabas, y estas ahí, escribiendo cosas que, probablemente, nadie lea.

A veces estamos tan frustrados con la vida que nos llenamos de ideas tibias. Sin embargo, una buena historia puede salir de cualquier lugar. Apasiónate por una idea y dale su tiempo para crecer y desarrollarse.

Esclavos de las reglas.

Si alguien de planning está leyendo esto, pido disculpas.

Siempre debe haber un plan de marketing antes de empezar a escribir, los primeros borradores son lo único en lo que puedes ser totalmente libre, para todo lo demás, siempre hay una estrategia.

Tony Dalton escribió 15 páginas de Matando Cabos. Cada vez que el productor las leía, el escribía otras 10 páginas hasta que terminó todo el guión.

Así que escribir, como se debe de escribir, no es la única forma de hacerlo. Comienza a escribir y después, en los entregables puedes realizar cambios de acuerdo a la estrategia.

Sé salvaje. Se original. Se libre.

No seas duro contigo mismo.

Es bueno establecer altos estándares para sí mismo. Sin embargo, somos nosotros quienes más demeritamos nuestro trabajo.

La diferencia entre un aficionado y un profesional es que los segundos conocen sus capacidades y también tienen una mejor idea de la cantidad de injerto que está involucrado.

Imagen cortesía de iStock

Judith Ramírez

Lic. en Diseño y Producción Publicitaria por UPAEP. Con talentos tan ocultos que ni ella los conoce. Copy en La Agencia Viva.
Sígueme en twitter: @lafocabebe

Sigue a Judith Ramírez en:

Artículos relacionados

Close
Close