Publicidad

De Junior a Senior

Una de las interrogantes más comunes en la vida profesional en el área publicitaria es diferenciar un Junior de un Senior, desde nuestra posición profesional a muchos no nos enseñaron en qué momento considerar la evolución para asumir ese cambio en el cargo que solo a base de experiencia se podrá determinar.

Desde un autoanálisis, para vendernos como profesionales se toman en cuentan factores como la experiencia laboral, el conocimiento, los premios obtenidos, mientras que otros profesionales simplemente valoran su trabajo, que por más pequeño que haya sido les ha traído experiencia y satisfacción personal, y la reflejan en su book profesional.

En el mercado laboral, la diferencia entre un Junior y un Senior implica, además de ciertas características profesionales propias de los cargos, una percepción económica distinta y más atractiva. Lo que también se ha convertido en una artimaña por parte de algunas empresas para limitar a los nuevos profesionales, encasillándolos.

La suma de ciertas características son las que permiten evolucionar a un profesional.

En publicidad estas características tienen un proceso para poder hacer el cambio, y aunque todos empezamos siendo Junior, es el entorno mismo el que nos genera el conocimiento y experiencia necesaria para asumir un cargo con mayor responsabilidad  propia del cargo de un profesional Senior.

Para diferenciar el uno del otro tomamos en cuenta ciertos puntos para enfocarnos al vender nuestra experiencia laboral con el plus diferenciador de un Junior y un Senior:

  1. Experiencia: Aunque que no tiene nada que ver con el tiempo de actividad laboral, este punto se enfoca en el desempeño y en el conocimiento adquirido en el proceso. Obviamente alguien que apenas obtiene su título profesional empezará siendo Junior, pero su desenvolvimiento en el cargo, al que haya sido destinado, será el inicio del camino para convertirse en un profesional nivel Senior. Primero, debemos saber dónde estamos y para saber hacia dónde nos dirigimos la experiencia es una brújula que conjuga conocimiento práctico, habilidades y desempeño laboral.
  1. Destrezas: Una de las características que genera evolución en el campo laboral es al adquirir conocimiento, el desarrollo de destrezas propias del cargo que ocupemos y hacia dónde nos proyectamos con nuestro perfil profesional. Por ejemplo, en el departamento de diseño no basta el manejo de software, conocimientos como teoría del color, tipografía, lettering, semiótica, arte, composición visual, fotografía, ilustración entre otras, son aristas que apuntan a la evolución profesional y la práctica de estas actividades nos harán dejar la denominación de junior con sólidos conocimientos ejecutados en la práctica.
  1. No es una competencia: En un equipo humano, por naturaleza existirá la competitividad. Pero los logros y metas son individuales. Al igual que la creatividad, nuestras destrezas las desarrollamos a nuestro propio ritmo, por lo mismo es una prueba individual, una lucha constante para mejorar y destacar. Existen equipos humanos con cualidades propias, convirtiéndolos en adversarios pero también en maestros de los cuales siempre podremos aprender.
  1. Practicidad: La manera en que se resuelven problemas o crisis determinan el camino para diferenciar al Junior del Senior, en el caso del departamento de cuentas factores como la negociación y el trato con el cliente no es algo natural, se forma mediante el desempeño diario con todo tipo circunstancias, no siempre positivas. Un ejecutivo Junior por lo general no sabe cómo manejar una crisis mientras que un Senior sabe que estar un paso adelante del cliente le generará satisfacción y beneficios para la agencia. Lo práctico siempre será valorado, siempre y cuando nos enfoquemos en dar un buen servicio.
  1. Ser Junior no significa un cobro barato: Copy jr, gráfico jr, planner jr, director de arte jr, director Creativo jr, estos son algunos de los cargos a los que ponerle Junior en una oferta laboral es para solucionar o minimizar remuneraciones fuera del rango promedio. Un director de arte no puede ser Junior, por que para asumir ese cargo su experiencia debe abarcar mucho conocimiento. Al valorar nuestras destrezas podemos asumir ciertos cargos, pero la experiencia tiene un costo que no se determina por una denominación de un cargo, es por eso que no debemos dejarnos conquistar con títulos que a la final quizás ni siquiera cumplimos sino mas bien enfocarnos en lo que queremos para nuestra vida profesional.

Imagen cortesía de iStock

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close