Open MKT

Paciencias y agobios

Como clientes, muchas veces nos vemos envueltos en situaciones de escasa placidez, lo que resta puntos a la que debiera ser una experiencia deseable en cuanto a adquirir o probar un producto o un servicio. Una situación de la que muchas veces nosotros mismos, los clientes, somos los principales responsables con nuestras ilimitadas prisas y exigencias de todo lo posible, y gran parte de lo imposible.

Vamos poniendo trabas y más trabas a los empleados de las empresas de las que somos clientes, estorbándonos entre nosotros y dificultando la tarea de aquellos a los que recurrimos. Cuando vamos a comprar, perdemos un poco el norte y mareamos a quienes nos atienden, forzando al límite las ejercitadas paciencias ajenas. Es muy frecuente, quizá demasiado, ver cómo los clientes de un comercio o un bar, apremian hasta el extremo al camarero o dependiente cuando más atareado está. Lo mismo puede decirse de las cajeras de supermercado, a las que agobiamos al límite, como si hubieran nacido con el único fin de servirnos hasta la extenuación, y ejemplos como esos son aplicables a todos o a casi todos los sectores, tan sólo echando una mirada aquí y otra allá para comprobar que los clientes somos unas vertiginosas máquinas de exigir en muchas ocasiones.

Tenemos que despojarnos del agobio, del que sentimos y generamos. Hay que reeducarse como clientes, es necesario dejar de contemplar y participar en dantescas escenas como las que vemos abundar en rebajas o en el black friday, pero que se producen a diario, en las que apenas nos diferenciamos de otras especies del reino animal. Gruñidos, peleas, histerismos desatados… Todo este batiburrillo de sucesos tiene que llegar a su fin. Para que el servicio o artículo deseado sea plenamente satisfactorio, los clientes tenemos que poner de nuestra parte, porque como clientes somos parte activa de la vida comercial y tenemos nuestra parte de responsabilidad en el proceso.

No podemos ser más un peso muerto al que hay que hacerle todo, y que sea ipso facto. No podemos  seguir actuando como niños caprichosos que lo quieren todo por nada, y ya mismo. Craso error, así las cosas no marcharán bien ni para los que proporcionan los productos y servicios ni para los que hacemos uso de los mismos.

Imagen cortesía de iStock

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close