Publicidad

Sin ser director creativo, soy creativo

Es increíblemente gratificante trabajar con un grupo humano conformado por creativos jóvenes, y no tener un director creativo. El por qué, no es fácil de explicar. Pero fue una crisis lo que llevó a mi actual agencia a tomar esta decisión de generar ideas de todas las aristas del departamento creativo.

La verdadera creatividad siempre es una oportunidad, y es lo que actualmente yo con mi equipo de trabajo estamos logrando. Crear campañas fuertes con conceptos sencillos y con alta aceptación por parte de nuestros clientes.

En todas las agencias del mundo, te ofrecen un workteam equitativo pero la realidad es otra. Toda brecha se rompe y en el caso de mi actual agencia eso sucedió. Tras la salida del director creativo, un grupo conformado por el director de arte, los diseñadores, los CMs, directores digitales y ejecutivas ahora somos parte del departamento creativo.

Apenas en 2 semanas nos han aprobado 3 campañas con cambios mínimos, lo cual para mí joven equipo es un logro laboral muy importante.

El nuevo enfoque creativo ha causado un avance para el equipo, volviendo a creer en la verdadera publicidad, en la que obliga a parir ideas y no solo se limita a recibir órdenes.

Puntualizaré algunas observaciones seguramente ayudarán a que tu agencia resucite el espíritu creativo y también la entrega laboral con o sin director creativo:

  1. Todos somos creativos: Cuando en un lugar lleno de creativos, una sola persona hace todo el trabajo creativo, se convierte en una dictadura. Y las órdenes limitan a la capacidad del equipo humano y el descontento casi siempre se hace presente. El director creativo además de crear debe creer en su equipo, y en las ideas que salen del mismo. Eso lo convierte en un verdadero director. Caso contrario solo se convierte en un título enmarcado en la puerta generando malestar en el equipo de trabajo.
  2. Discutir: Una conversación siempre aclara ideas, situaciones o inclusive forma criterios que pueden ser un recurso para manejar mejor un problema con una solución más pronta. El ‘pinponéo’ o intercambio de ideas creativas en una agencia son altamente necesarias, pues brinda al equipo un grado de valor para generar ideas. Y como en todo es mejor tener mil ideas y que una funcione, a tener una que al primer soplido se caiga aplastando el valor creativo. Las ideas son el motor del publicista, por lo mismo alimentar ese motor es una responsabilidad compartida.
  3. Lo real y la ficción: No hay idea mala, solo que unas son más posibles que otras. La función de un publicista es hacer que las ideas posibles sean buenas ideas. El mercado actual casi lo ha visto todo a nivel comunicacional, por lo que una buena idea es mucho más, debe estar sostenida por una estrategia previa. Además de ser realizable y acorde a presupuestos, recursos, y necesidad real de comunicación. La creatividad puede ser práctica y funcional sin la necesidad de grandes presupuestos, que además de generar resultados puede crear un cliente satisfecho.
  4. Más ideas, mejores resultados: No importa de donde vengan, casi siempre las mejores ideas vienen de asociar vivencias y experiencias de un equipo humano. Tener puntos de vista diversos siempre será un recurso al que todos debemos apuntar. El insight creativo viene de gente común, personas que en su día a día reconocen experiencias en las que pueden expresar su sentir como consumidor. La asociación de estas experiencias, brindan conceptos fuertes, reales y realizables. Es por eso que cualquier persona tiene el poder de crear y por ende comunicar mejor.
  5. Escuchar siempre es mejor: Las ideas que lleguemos a tener siempre pueden venir mejor, si escuchamos. No simplemente esperando el turno de hacerlo, sino por que el conocimiento de los demás puede sostener nuestras ideas. Lograr escuchar una idea mejor que la nuestra es muy común, aceptarla es parte del camino creativo. Reconocer el talento de los demás, nos alimenta y son un impulso para mejorar nuestros recursos creativos.

La creatividad es parte de todos los seres humanos, potencializarla nos diferencia a unos de otros. La creatividad es una responsabilidad, es por eso que ser creativo no es cuestión de un cargo, es una forma de vida. Aunque todos tenemos la capacidad, todos tenemos la oportunidad. Ser creativo es posible, seas o no seas director creativo.

Imagen cortesía de iStock

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close