Televisión

Blim: Televisa llega tarde y despeinada a la fiesta

Tarde y despeinada llega Televisa a la fiesta de los contenidos en línea. Tarde, sí, una empresa de ese tamaño debió haberlo hecho a la par de Netflix, quienes en abril del 2011 ya contaban con unos 50 millones de suscriptores en todo el mundo. Hoy, 5 años después, Netflix tiene más de 75 millones de suscriptores.

Es sabido por todos los que en este medio andamos, que Televisa es el mayor distribuidor de contenidos en español en todo el mundo, pero su sistema de distribución era exactamente el mismo de los últimos 30 años. También es sabido que es el mayor productor de contenidos en ese idioma, sin embargo, es casi la misma fórmula de contenidos usado en los últimos 20 años. Es decir, estuvieron en zona de confort y ahí se mantuvieron cómodos.

Quienes se atrevían a competir contra la Televisa Productora y Distribuidora de contenidos, prácticamente estaban condenados a pasar desapercibidos en un mercado casi absolutamente controlado por ellos.

Llegan tarde, y ni siquiera les dio tiempo de peinarse.

Aunque es cierto que hay material distribuido por Televisa dentro del catálogo de Netflix, lo que ha hecho fuerte a este último es precisamente la producción de material especialmente diseñados para el sistema de distribución de contenidos en línea, conocidos mundialmente como OTT, por ser el acrónimo del anglicismo Over The Top, o lo que podría ser traducido al español como “desde la nube”.

No se puede desconocer el monstruo que es Televisa en materia de contenidos, sin embargo, para poder competir en este mercado cada día más exigente y cada día más conectado, se necesita que exista contenido especialmente diseñado para cada plataforma.

Sin el ánimo de caer en las injustas comparaciones que han estado circulando en forma de memes en las redes sociales, no es lo mismo ver House Of Cards en Netflix por ejemplo, que ver la Familia P.Luche en Blim. La primera es una producción diseñada y producida especialmente para ser vista en la plataforma OTT, y la segunda, para la forma tradicional de ver televisión.

También es muy injusto comparar los presupuestos de inversión en series diseñadas para las plataformas OTT, como Narcos, Game Of Thrones, Orange is the new Black, House Of Cards, entre otras, y los presupuestos de producciones como La Rosa de Guadalupe, Una Familia de Diez, Los Héroes del Norte, María de todos los Ángeles, y otras tantas mas.

Tarde, despeinada y mamona la vieja”.

Blim es más caro que Netflix, eso pone en desventaja al producto de Don Emilio Azcárraga, pues si vas a entrar a competir en el mercado y tu producto es de menor calidad y todavía te pones los moños para venderlo más caro, pues reduces la posibilidad de ese mercado que pueda interesar en comprarlo al menos, porque no cuesta tanto.

Otro tema importante para prestar atención es la forma en la que la gente puede comprar el producto, pues según Forbes, solo 4 de cada 10 mexicanos tiene tarjetas de crédito, y solo 1 o 2, la usan para compras por internet. Tendrán entonces  que recibir los pagos en el OXXO o algo por el estilo para poder llegar a ese mercado que puede consumir su producto.

A Favor de Blim

México, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Ecuador, Perú, Bolivia y Guatemala, son países consumidores por excelencia de los productos con sello Televisa. También son fuertes dentro del mercado latino en Estados Unidos, y estos últimos pueden encontrar en ese catálogo programas que los hagan traer buenos recuerdos a su memoria.

Otra cosa es que ya una vez entrados en materia, Televisa se pondrá a producir contenidos exclusivos para este nuevo sistema de distribución, y seguramente con ello llamar la atención de uno que otro interesado en ver producciones de calidad con sello mexicano.

Hace unos días estaba en un festejo con unas amigas, a la agasajada se le hizo tarde para llegar a su propia fiesta, y cuando llegó lucía desarreglada, cansada y de mal humor. Entró, se sentó y no quiso saludar a nadie, pidió que quien quisiera saludarla se acercara a la mesa de ella, pues no se iba a poner a saludar mesa por mesa, una de mis amigas en tono bien norteño volteó la cara y dijo: Tarde, despeinada y mamona la vieja”.

Televisa presentó Blim, su nuevo sistema de distribución de contenidos en línea, al hacerlo me acordé de la mujer de la fiesta, esa que según mi amiga, llegó Tarde, despeinada y mamona la vieja”.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close