Publicidad

Los Publicistas también somos consumidores

El titular de este artículo surge de la idea de que nosotros los publicistas y me incluyo en ello, hablamos de los consumidores como si se trataran de gente distinta a nosotros, como si fueran extraterrestres a los que les preparamos estrategias para que consuman nuestros productos y servicios. Pareciera que se nos pasara por alto en algún momento que nosotros además de publicistas somos también seres humanos que tenemos necesidades y que somos también susceptibles a los estímulos publicitarios.

Es importante entender que sin caer en subjetividades, podemos utilizar nuestras propias percepciones para evaluar de qué manera será percibido nuestros mensajes, desarrollar las ideas siempre apelando a lo más sensible del ser humano, que son las emociones, las personas recuerda durante mucho tiempo solo las cosas que las emocionan, y si la emoción es grata genera sensaciones que ayuda muchísimo a las asociaciones de las marcas.

Cuando pensamos en desarrollar un concepto creativo, hasta incluso el momento en que corresponde llevar a cabo las campañas en los soportes de medios, debemos pasar por el proceso interno y de empatía con nuestro público objetivo, con la finalidad de que realmente logremos entender a profundidad su entorno, qué les apasiona, cómo pasan su día, reforzar con estudios etnográficos que permitan entender de qué manera pueden recibir de forma más eficiente nuestros mensajes, y lo más importante lograr una respuesta positiva para que sea digerido como esperábamos y logremos romper la frontera que quizás tenía el consumidor con nuestra marca.

El éxito será proporcional a la profundidad con que conocemos a nuestro consumidor, quien en estos tiempos se conecta a una marca y le guarda fidelidad es porque siente que están alineados sus valores y creencias más profundas y para lograr esto hay que entrar en la pirámide transcendental del ser humano, los invito a que siempre pensemos qué sensaciones logran las marcas con quien más nos identificamos y reflexionemos sobre cómo lograron llegar hasta allí con nosotros.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close