Publicidad

Tengan tantita… consideración

Ganar una cuenta es motivo de celebración. No sólo significa un nuevo ingreso monetario a la empresa, sino que es sinónimo de confianza y, por qué no, de cariño. Hemos tenido la suerte de trabajar en proyectos de ensueño, de esos que nos dejan recuerdos para contar a nuestros nietos.

Pero detrás de algunas de estas grandes cuentas, con supuestos grandes presupuestos, se esconden muchas mañas y malas costumbres que terminan por dañar (y hartar) a los involucrados, tanto del lado del cliente como del proveedor. Tristemente, algunas de estas conductas parece que ya son parte habitual de nuestro día a día.

A continuación, quisiera enlistar algunos de los puntos que me gustaría que los clientes entiendan, con miras a tener un mejor relación.

1.- ¿Revisiones? ¡¿Qué es eso…?!

Con esas simples palabras puedes causarle un ataque de nervios a creativo y a diseño, pues significa que hay que cambiar la imagen, concepto, copys, colores, tamaños, intención y todo lo que al encargado de la marca le parece que debe ajustarse. Lo mejor de todo, es que lo pide a destiempo y, en el mejor de los casos, tiene el tacto de pedirlo en horario laboral. Pero por lo general, son las 8 ó 9 de la noche cuando se da el tiempo de abrir su correo y ver alguna de las 5 ó 6 pruebas que se le envía para que vea cómo avanza el proyecto.

2.- (No) Tengo tiempo para ti

El proyecto va bien. En tiempo. El presupuesto es el correcto. Las fechas y los venues concuerdan. Todo va tan bien que es normal que algo salga mal. Y duele mucho cuando es nuestro propio cliente el que nos mete el pie. Que si no tiene tiempo para probar el menú (aunque él mismo haya exigido hacerlo), que no lo encontramos en su oficina por que tenía juntas urgentes en un club de golf (cuando él mismo nos pidió una junta), que necesita ayudarnos con el casting de las edecanes cuyo perfil es de los más cotizados del mercado… Pero ay de ti si no le contestas un whatsapp que dice “komo vamos?”

3.- No somos entidades de crédito

Debido a la envergadura de los proyectos que hacemos y a la tradición de los clientes de pagar en 3, 6 u 8 meses (cuando bien nos va), es normal que nosotros, como agencia, financiemos la realización de estas acciones. Por ello, le rogamos a los clientes que si se le hizo el trabajo prometido, tal y como lo exigió, tenga la cortesía de honrar el contrato que él mismo firmó y aceptó. Ya vivimos una situación muy complicada en este sentido y, afortunadamente, aguantamos ese golpe de millones de dólares. Pero me entristece ver que colegas con los que hace muchos años compartimos nuestros sueños y esperanzas de triunfar en la industria, cerrar debido a la falta de pago, aún después de haber realizado un trabajo sobresaliente.

Todo lo anterior es dicho con sumo respeto y cariño a todos nuestros queridos clientes, pasados, presentes y futuros. Nos gusta estar con ustedes al 100 por ciento, servirles, ofrecerles el mejor servicio. Pero dennos chance. También somos humanos, como ustedes. Tenemos el derecho (inlcuso hasta la obligación) de regarla. O de no ser perfectos. Justo como ustedes. Nosotros respetamos mucho su trabajo. Por mera educación, esperamos el mismo trato.

@FerFamania

Fernando Famanía

Co-CEO de ifahto, con más de 23 años de experiencia en la industria del marketing promocional y event marketing. Partner en NewCo CDMX y Fundador de Slang Storm. Sígueme en Twitter @FerFamania.

Sigue a Fernando Famanía en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close