Innovación

Una actriz de reparto que nadie conoce: la IBM AN/FSQ-7

Es la computadora más grande que se haya construido, y se supone que ese récord nunca será superado. La hizo IBM en 1954 y su nombre completo es IBM AN/FSQ-7. Esta computadora fue un componente clave en el sistema denominado SAGE (Semi Automatic Ground Environment), utilizado para rastrear e interceptar bombarderos enemigos –es decir, soviéticos– durante la Guerra Fría, a fines de los años 50 y todos los 60. El sistema completo pesaba alrededor de 6.000 toneladas y consistía en dos computadoras Whirlwind II instaladas en un edificio de cuatro pisos. La IBM AN/FSQ-7 soportaba más de 100 usuarios simultáneamente; IBM dedicaba 60 empleados para su mantenimiento, las 24 horas, todos los días.

Sin embargo, para cuando la computadora comenzó a funcionar ya era casi obsoleta, porque había sido diseñada para detectar bombarderos y no los modernos ICBM (Misiles Balísticos Intercontinentales). A pesar de esto, se mantuvo operativa hasta 1979, cuando se la reemplazó con el sistema ROCC (Regional Operations Control Centers) que usaba computadoras mucho más rápidas. Una de las estaciones SAGE continuó operando hasta 1983, y la última unidad fue donada al Boston Computing Museum.

En ese momento se inició la parte más interesante de la historia de la IBM AN/FSQ-7. Porque varios de los componentes de los sistemas en desuso se vendieron como chatarra, y fueron adquiridos por productoras de cine y televisión. Estas empresas necesitaban computadoras con aspecto “futurista” y el coloso creado por IBM les pareció ideal, pese a que había sido construido en la década del 50. Así fue como comenzó la carrera cinematográfica de la computadora, que aún sigue coprotagonizando películas y series.

El tunel del tiempo
El tunel del tiempo

La presencia de secciones de la IBM AN/FSQ-7 se puede apreciar en las series “El túnel del tiempo”, “Columbo”, “Lost”, “El Súper Agente 86”, “Ladrón sin destino”, “El Agente de CIPOL”, “Battlestar Galactica” y “Perdidos en el espacio”, entre otras. Si hablamos de películas, la lista es larga; estas son solo algunas: “Infierno en la torre”, “Viaje fantástico”, “Día de la Independencia”, “Spaceballs”, “Airplane!” (“Y dónde está el piloto”), las últimas dos de Austin Powers (la computadora aparece en la guarida de Dr. Evil), “Juegos de guerra”, “Gremlins 2”, la indescriptible “KISS contra los fantasmas”, “Beverly Hills Cop 3”, y hasta dos de Woody Allen, “El dormilón” y “Todo lo que usted quería saber sobre el sexo, pero temía preguntar”.

Airplane!
Airplane!

Como se ve, no todas las consecuencias de la Guerra Fría fueron nefastas. Un claro ejemplo es la segunda parte de la carrera de la IBM AN/FSQ-7, mucho más interesante que la primera.

(Fuentes: old-computers.com, IMDb, starringthecomputer.com)

Roberto Patxot

Trabaja en publicidad desde hace más de 30 años, y no tiene ninguna intención de parar. Gran parte de su carrera la realizó en OgilvyOne, donde llegó a ser Director Creativo Regional. Fue jurado en casi todos los festivales publicitarios; ha dado (y da) charlas en varios países de América Latina. Hoy se desempeña como Director Creativo en Ogilvy Argentina, y escribe sobre aquello que le gusta: publicidad, claro, pero también cine, libros, música y otras cuestiones. Padece de una rara versión del Síndrome de Tourette, que lo lleva a compartir con frecuencia chistes tan faltos de gracia como irritantes.

Sigue a Roberto Patxot en:

Artículos relacionados

Close
Close