Creatividad

De la teoría a la creatividad

Hace unos meses me inscribí en un curso de creatividad digital.  Siempre que hago este tipo de actualizaciones, las hago con el ánimo de aprender (o desaprender), pero sobretodo, las hago buscando inspiración, pues sé que la creatividad no se aprende, solo se pone en practica.

El profesor del curso era un director creativo, tenía varios años de experiencia y una carrera destacada en una reconocida agencia.  Pero lo director, lo creativo y la experiencia no le alcanzaban para enseñar.

Algunos profesores en publicidad se guardan su ingenio para las campañas, para la agencia, pero no para la vida.  Y siempre dan más de lo mismo, como si la creatividad se quedará corta en tema.

Muchos dirán que esa cuota de inventiva la tiene que poner el estudiante, pero eso es como decir que el cliente tiene que dar las ideas. Como en la publicidad, éste es un trabajo en equipo.

Quizás perdí el asombro del recién graduado, quizás la experiencia nos hace más exigentes, quizás la academia ya no tiene sentido sino en lo técnico, quizás es de las marcas, las campañas, los colegas y los jefes de quienes deberíamos aprender.

Así que retomé lo que me enseñaron los profesores que fui encontrando en mi vida publicitaria (pasantes, colegas, jefes pero sobretodo, amigos) y lo resumí en 10 lecciones.

1- La vida te va preparando para el éxito. Eso no quiere decir que te va a llegar sentado. Trabaja duro, sé consistente y busca lo que quieres.

2-  Debes saber elegir las batallas. Hay discusiones que son inútiles, hay peleas que ya están perdidas. Es mejor ponerse a trabajar y ahorrar energía para los grandes retos.

3- Todo se soluciona con una llamada. Las cadenas de correos entre ejecutivos, agencias y clientes no siempre comunican, la mayoría de veces desinforman. Tomar la iniciativa y llamar te puede salvar la campaña.

4- En esta profesión solo se necesitan ganas.  Puedes ser muy creativo, pero si no eres constante, si no trabajas conscientemente, no va a pasar nada.  La pasión es el motor de todo, especialmente en esta profesión.

5- Hoy puedes ser un Dios, mañana la peor basura. No te creas las adulaciones, los aciertos siempre serán bienvenidos con una euforia colectiva, las equivocaciones con la misma euforia pero para lincharte.

6- El mundo publicitario es muy pequeño.  Siempre vas a encontrarte con la misma gente, las mismas personas que pueden recomendar o desacreditar tu trabajo, así que sé buen creativo, buen trabajador, pero sobretodo buena persona.

7- La mejor forma de relacionarse con otros publicistas es con la inspiración.  Poner música, contar historias, mostrar ideas y compartir referencias te ayuda a romper el hielo y a hacer amigos.

8- La publicidad no hay que tomársela tan en serio.  No le seas tan fiel a la publicidad, busca otras pasiones que mantenga tu cabeza pensando en otras cosas.

9- Los creativos somos solucionadores. Hay una satisfacción profesional equivalente a un premio y es hacer bien tu trabajo, ayudar al cliente y si se puede, mejorar el mundo.

10- Para crear hay que amar.  Y para el amor si no hay explicación.

Imagen cortesía de iStock

Mónica Sarmiento

Sígueme en Twitter @kachostereo. Soy una chica sencilla, más dragón que princesa. Análoga por naturaleza, digital por supervivencia. Publicista, copy, prospecto de pianista con ínfulas de escritora. Creo firmemente que todo se vende con una buena historia. A todo lo que hago le pongo el corazón. ¿De qué otra forma podría hacerlo? Si todo lo que tiene vida, tiene corazón.

Sigue a Mónica Sarmiento en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close