Publicidad

¿Para qué o quiénes trabajamos los publicistas?  

Hoy más que un artículo  te dejo una serie de preguntas retóricas para que reflexiones sobre lo que haces mientras lees esto:

¿Para qué o quiénes trabajamos los publicistas?   

¿Para nosotros mismos?

¿Para nuestra familia?

¿Para ganar dinero?

¿Para demostrarle a todo el mundo que somos “creativos”?

¿Para mantenernos al lado de quien nos gusta?

¿Para demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces?

¿Para una agencia?

¿Para una empresa que ni siquiera piensa en nuestro bienestar?

¿Para mantener un estilo de vida “fashion” rodeado de fiesta, drogas y alcohol?

¿Para tener algún día esa vida que “nos merecemos”?

¿Para vivir el día a día?

¿Para sorprender a los demás?

¿Para acomodarnos a una sociedad llena de desigualdad en todos los aspectos?

¿Para vender un estilo de vida del que somos cautivos?

¿Para auto-convencernos de que al menos hacemos algo bien?

¿Para hacer sonreír a una persona que lo ha perdido todo?

¿Para engañar a la sociedad con millones de productos químicos nocivos?

¿Para ser parte del capitalismo?

¿Para criticar los avisos que a diario se le ocurren a miles de practicantes?

¿Para sentirnos miserables por la publicidad que gana premios?

¿Para llenar un vacío?

¿Para ese jefe que nunca está liderando a un equipo que dejó desintegrar?

¿Para ignorar el hecho de estar solos?

¿Para vomitar ideas que quizá NUNCA serán aprovechadas?

¿Para quejarnos y respirar por la herida?

¿Para obtener merchandising de muchas marcas gratis?

¿Para leer briefs incompletos e intentar adivinar qué es lo que quiere el cliente?

¿Para una marca que de “director de mercadeo” tiene a un arquitecto?

¿Para ofrecernos a muchos postores y entregarnos al mejor de los peores?

¿Para aprender a escribir y a crear una nueva visión de estética?

¿Para pagar un crédito?

¿Para poder estudiar otra cosa?

¿Para suplicar que llegue el viernes y empezar a vivir nuestra vida?

¿Para firmar nuestra sentencia de muerte en caso de una demanda?

¿Para no dormir y dejar de pensar en lo que nos atormenta?

¿Para seguir leyendo esto y entender que a veces odiamos a la publicidad?

¿Para amarla a la fuerza?

¿Para amarla de verdad?

¿Para qué?

¿Para quién?

 Imagen de portada cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close