Open MKT

Trucks y no solo de food, ve a donde la gente está

Desde hace unos años hemos visto cada vez más food trucks en México. Ésta es sin duda una variante del negocio de la comida que poco a poco ha ido cobrando popularidad en nuestro país.

Ahora tenemos ferias de food trucks a las que lenta, pero constantemente se han sumado participantes tanto del lado de la oferta como del de la demanda.

En países como Estado Unidos, esta modalidad de negocio ya no es novedad y tiene un mercado y desarrollo natural. Para le gente es muy común detenerse frente al parque o cerca de su lugar de trabajo y comprar algo de comer.

La gran ventaja que tienen estos vehículos es justo su capacidad de moverse. Aunque normalmente estén en una misma zona, sus dueños tienen la libertad de hoy estacionarse en un lugar, o durante cierto momento del día, y luego cambiarse a otro lado. De esta forma la oferta va a donde está la demanda.

En este sentido, las redes sociales juegan un papel muy importante, ya que sirven para dos temas muy primordiales: avisar a la gente dónde van a estar y preguntar dónde quieren que estén. Esto es una gran ventaja a la hora de ofrecer productos.

En México todavía hay dificultades en la parte práctica de esta variedad de negocio, por ejemplo, no se pueden estacionar en cualquier lugar, pero a cambio, ahora tenemos recintos específicamente diseñados para estos camiones, en los que ya con un itinerario definido o en eventos específicos, se dan cita para recibir a tanto amantes de la gastronomía como curiosos. Afortunadamente, gracias al éxito de los food trucks se han ido destrabando estos inconvenientes.

Una característica que no debe dejarse de lado es que los food trucks son, además de un punto de venta, un banner permanente que muchas veces está diseñado por artistas de diversas disciplinas (street art, rotulistas e ilustradores en su mayoría), son muy llamativos y llegan a provocar más recordación que otros medios. Todo esto sin tener que gastar en pauta.

Aunque normalmente son el negocio en sí mismo, ahora existen como complemento y antecesor a otro negocio, tales son los casos de Santa Clara y Primario, respectivamente. Lo anterior demuestra que su éxito ha sido tal, que se puede crear una relación de desarrollo de dos vías, el food truck puede ser tan exitoso que se logre establecer un punto de venta fijo; y los puntos de venta fijos a veces son tan prósperos que detonan la creación de un food truck para eventos o lugares en los que tener otro local no es tan factible.

Aquí la ventaja evidentemente está del lado de los negocios que ya cuentan con locales., pero esto no es necesariamente malo para los emprendedores, que con todo su esfuerzo, logran poner en funcionamiento uno de estos vehículos.

Adaptar un camión para la venta de comida, usualmente es más barato que hacer lo propio con un local. Se necesita menos tiempo y gente para operarlo. Por otro lado, los trámites de permisos siguen en una laguna legal que impide hacer tan ágil este modelo de negocio. Esta situación podría cambiar drásticamente a medida que las marcas grandes se vayan sumando a esta manera de promocionar sus productos.

Para un emprendedor con un food truck, éste lo es todo (o casi), pero para una empresa constituida puede ser una excelente forma de generar branding y llegar a donde sus competidores no están, a lugares y eventos itinerantes como festivales de música o aprovechar temporadas específicas sin tener que adaptar un local. Incluso un camión puede servir para hacer testeos en lugares en los que se planeen próximas aperturas.

Si los grandes se suman a este mercado, que hasta ahora parece celosamente cuidado por quienes han comenzado la incursión de los trucks en nuestro país, tal vez podrían obtenerse más beneficios de los que pensamos para toda la comunidad, incluso empezar a ofrecer productos o servicios más allá de la comida.

¿Quién hubiera pensado que el camioncito de los helados de cuando éramos niños tenía tanto potencial?

¡Provecho!

AUTOR

Jorge Méndez

Soy de acción pero no figura, hombre. Zurdo, géminis, defeño. Me gusta la comida, los zombis, la foto, el video, correr, la bici, la escalada y el surf; aunque cada vez que voy a la playa tengo que volver a tomar la misma clase para principiantes… Confírmalo en Twitter e Instagram @Pollo_Pip3n

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close