Publicidad

¿Cuándo sea grande quiero ser publicista?

Cuando sea grande quiero ser vaquero para montar a caballo. Cuando sea grande quiero ser bombero para rescatar a las personas. Cuando sea grande quiero ser astronauta para viajar al espacio. Cuando sea grande quiero ser soldado para proteger a mi país. ¿Cuándo sea grande quiero ser planner para organizar la estrategia de campaña?  Peor aún, ¿hacer un test vocacional y que te arroje “redactor publicitario” como profesión sugerida?

Desde pequeños somos influenciados por lo que vemos y oímos y por lo tanto ninguno de pequeño aspira ser publicista cuando sea grande.

Por un lado, no hay un personaje de publicista en Toy Story, a diferencia de un soldado, astronauta o vaquero. Tan bizarro como suena esto, sería interesante imaginarnos el cuarto de Andy como una pequeña agencia y proponer un personaje publicista que llamaríamos Jeffrey. Su jefe sería seguramente el señor cara de papa, defendería a Woody como su dupla cuando llega Buzz a la agencia para evitar más cambios, se quedaría quieto observando como todos interactúan apenas se va Andy para encontrar insights, los aliens serían los practicantes.

Por otro lado la falta de conocimiento de cómo funciona una agencia o taller creativo, la falta de información acerca de las diversas tareas en las que se puede desempeñar un publicista y la mala imagen pública que tiene la publicidad, que incluso hoy en día es confundida con propaganda, evita que cualquier infante desee ser publicista y producir comerciales.

Creo que nadie nace con la idea de ser publicista, diseñador o redactor. Todos llegamos a este oficio por distintos caminos de la vida, porque vi un comercial demasiado gracioso, porque estudié administración pero mi ortografía es impecable al redactar un correo, porque desde pequeño le ayudaba a pintar las tarjetas de cumpleaños a mi mama, porque se persuadir a las personas, porque mi tío es director creativo, etc. Pero para nadie es mentira que la publicidad es una carrera complicada, con algunas desilusiones, pero que si se hacen bien las cosas siempre supera las expectativas.

Buzz, hasta el infinito y más allá. Woody, hay una serpiente en mi bota. Jeffrey, que quiere el logo más grande.

Imagen cortesía de iStock

Aarón Croitoru Kreinter

Colombiano, estudiante de publicidad que siempre busca una manera distinta de decir las cosas, redactor. Fan a morir de la comedia en general, no hay mejor forma de aprovechar el tiempo que riendo. Lo importante es siempre viajar. Facebook: /aaron.croitoru. Behance: /aaronzuelo

Sigue a Aarón Croitoru Kreinter en:

Artículos relacionados

Close
Close