Creatividad

Había una vez un copy que no dibujaba

No sé dibujar y los garabatos que hago han postulado toda mi vida publicitaria a ser entendibles. Cada vez que levanto la cabeza con confianza para contar alguna iniciativa o idea, miro a los ojos a quienes me escuchan y aún a veces me atrevo a decir “tratare de dibujarlo” mientras ellos(mis amigos gráficos, en su mayoría) aprietan los dientes para no reír.

Así, para defenderme en la vida de agencia, aprendí a armar y amar (la r que las diferencia no me resulta coincidencia) las presentaciones en donde nadie dibuja nada: En la pantalla parpadea la armonía de las diapositivas de cascada, el clic consecuente de una tecla y la satisfacción de llevar a tu audiencia de la mano con afinados párrafos concretos y palabritas clave salpicadas a conveniencia.

Al final de la última diapositiva, si el proyector no falla, el contenido es relevante y todo estuvo tejido correctamente, lo más probable es que hayas tenido éxito sin haber dibujado siquiera un palito.

Diapositivas o no de por medio, siempre envidiare el golpe seco del lápiz,  su transmisión inmediata papel-retina. Envidiare la cantidad de recursos que propone el lápiz empuñado: Todos tu años, todas tus referencias, todas tus imágenes, las que recuerda y las de tu subconsciente, todos los dibujos animados que viste, todos los paisajes y calles caminadas, todos y todas.  Tal parece, que googlear en tu cabeza es dibujar.

Por eso, seguiré intentando dibujar y envidiare a toda persona que lo hace con decencia, a los diseñadores e ilustradores que viven y respiran sus dibujos, aquellos  que hablan poco pero dicen todo en trazo. Y porque pienso que el mundo debe ser el dibujo de  alguien y porque mientras terminaba de escribir este texto quise imaginar que lo dibujaba.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close