Marketing

Lo que el target se llevó

El target es de esos términos que te persiguen y te acosan durante la mayor parte de tu carrera. Si estudiaste publicidad, mercadeo, comunicación o algo que incluya públicos y consumidores, eso del “target” es algo que seguramente manejas.

El dichoso término se refiere al “objetivo” de todo lo que pretendemos hacer para luego tomar decisiones donde el protagonista será mi marca. ¿A quiénes nos queremos dirigir?, ¿Qué cosas prefieren?, ¿Dónde viven? Etc. Cuando sabemos quiénes integran nuestro público objetivo, nuestro trabajo se enfoca en ellos (o así debería ser) y el éxito -en teoría- está garantizado.

Target comercial

No tenía idea que esto existiera, en serio, pero según sé el término “target comercial” hace referencia a los públicos con mayor potencial de consumo. En televisión el “share y el rating” forman parte de la investigación que los conecta con su target – el comercial- , el mismo que acompañado de audímetros, arrojan datos que determinan qué individuos tienen mayor capacidad de consumo y son por lo tanto, el público objetivo de las campañas.

Su particularidad es que está enfocado en el estudio de personas que disponen de fondos propios, que esté entre los 13 y 54 años de edad y que no pertenezcan a clases bajas de más de 10.000 habitantes, es decir, una gran parte de la población está excluida.

Actitudes

En esta era donde los cambios son drásticos, rápidos e impredecibles, el target también ha evolucionado, las campañas, los principios del marketing y las innovaciones tecnológicas se han desarrollado de tal manera que al target se lo está llevando el pasado.

¿Cómo estudiar individuos detrás de un alias en RRSS sin fechas de nacimiento, sin ubicaciones reales sin gustos reales? Apocalíptico, pero lo que sí podemos -y lo hemos estado haciendo- es evaluar actitudes.

Navegando en la web leí la frase “La gente mayor” tiene whatsapp, publican en Facebook, compran y pagan en línea y hasta juegan videojuegos, pero si le quitáramos eso de “gente mayor” estaríamos describiendo a una persona entre 20-35 años perfectamente aun cuando son personas entre los 54-65 años que se quedan en casa y son jubilados.

Entonces, eso de vender artículos electrónicos para jóvenes de 25 años ya no entra dentro de los parámetros marketeros, ahora se vende a personas geek que les apasiona estar al tanto de los avances en el uso de las herramientas tecnológicas.

¿Perfiles…actitudinales?

Saber a quién nos dirigimos sigue siendo información valiosa para el éxito de nuestras estrategias comerciales, sin embargo, las actitudes que manifiestan esas personas establecen el alcance de nuestra marca. Aspectos como: ¿en qué creen, qué defienden, qué forma parte de su filosofía de vida, qué los motiva, qué les interesa, qué prefieren, con quiénes comparte, con quiénes se involucra y cómo lo hacen? Forman parte de las interrogantes que identifican perfiles actitudinales en mi público objetivo.

Las actitudes en la mercadotecnia han roto el molde, actividades como el running, los videojuegos y el bloggin se convirtieron en aptas para todo público, no solo los atletas son runners, no solo los niños juegan videojuegos y no solo los redactores son bloggers. La cosa ya no está segmentada de ese modo, son las actitudes, las experiencias y los sentimientos las propuesta de valor para las marcas.

Alguien dijo por ahí “Desde el Branding, y desde la construcción de una marca, no necesitamos targets, sino actitudes”

Katherine Guaramaco

Licenciada en Comunicación social y periodismo, consultora editorial y echadora de cuentos por siempre. Una vez me dijeron que no podía ser community manager y terminé siendo periodista digital, webmaster, gestora de contenidos y redactora creativa. A esa persona le mando saludos 😀 Para más cuentos: Crónicasdesdemercurio.wordpress.com. Si me los quieres echar a mí: @Katherine_zgs

Sigue a Katherine Guaramaco en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close