Open MKT

Muchas tendencias, pocos cambios

Uno de los temores del siglo XXl es el de quedarse fuera del veloz “desarrollo” que vive la sociedad. Las tendencias se han convertido en una de las maneras que utilizan las marcas para continuar vigentes en el mercado, para mostrarse de una manera fresca y proyectar una percepción de encontrarse al día.

Si bien estar al tanto de lo que ocurre en el medio y con el público es requisito obligatorio para toda marca, el hecho de que varias empresas hayan casi adoptado las tendencias como su modus operandi en la comunicación es realmente deprimente. Es verdad, el ya llamado “prosumidor” es quien hoy día define lo que desea ver y consumir y es prioridad de las empresas suplir estas necesidades, pero ¿dónde se quedaron las mejoras internas?

Me conecto, reviso varias webs de diseño y publicidad y lo que me encuentro son noticias de marcas que han adoptado el flat design para su imagen, el diseño responsive, el boom de las estrategias social media, el hacer publicidad con los hechos que ocurren en el mundo, entre otras muchas noticias. Y SÍ, es pertinente aplicar lo anterior (siempre y cuando el público sea el indicado y la marca se encuentre en posición de hacerlo), pero veo muchos nuevos rostros, mucha publicidad creativa con los temas de actualidad, pero nada de mejora en servicio al cliente, nada de escuchar a la comunidad, ni si quiera un aumento de ventas gracias a las dichosas “estrategias” basadas en las tendencias.

Al final, las tendencias tanto de las actividades del mundo, como las publicitarias y de diseño terminaron por convertir al mercado en una copia de la copia, donde vemos a las marcas tirarse todas juntas al abismo, y está bien, que se tiren, el problema es que todas van con el mismo paracaídas y las únicas que destacaron y progresaron fueron aquellas que, siguiendo al montón, también buscaron la manera de  destacar en el montón, mejorando la percepción que su público tenía de ellos, mejorando su servicio, su comunicación, sus estrategias para enamorar al consumidor, pero claro, eso no es tendencia.

Lo que necesitamos hoy día es un balance entre lo que supuestamente pide el mundo y lo que es mejor para la marca. Siempre hay que recordar que no importa que tan a la moda se esté, que tan “bonita” se vista la marca, lo que importa es su esencia, porque ahí es donde llegan las ventas.

El tiempo nos dirá si la infinita cantidad de tops que pronostican las tendencias incluso 2 y 3 años antes de que ocurran, terminan por ser la respuesta que buscaban las marcas o si, por el contrario, termina por convertirlas en una más.

Bien dicen: “todo en exceso es malo”

Imagen cortesía de iStock

 

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close