Creatividad

El bloqueo creativo

Observas como un autista la pantalla del computador y alternas la mirada, en intervalos de 2 minutos, con la información que se te entregó para plantear el proyecto. Comienzas a hablar mal de la persona o empresa que te la haya enviado y le comentas a tu compañero que es increíble que te envíen tan poco material para poder trabajar.

Empiezas una lluvia de ideas en un papel y descubres que escribiste las mismas palabras que aparecían en el brief, que pones los mismos verbos que usaste en proyectos anteriores y empiezas a pensar en si alguien se percataría de la similitud si sacas una idea un poco parecida a algo que hiciste tiempo atrás. Descartas la idea, no por mala, sino por miedo a que se lleguen a enterar.

Comienzas a devorar cuanta información se te atraviesa en internet; buscas referentes, qué está haciendo la competencia y quieres encontrar desesperadamente esa metáfora extraña que podría convertirse en un boom.

De un momento a otro, algo surge en tu mente. Copias y dibujas esa chispa que se te acaba de ocurrir, le haces variaciones que no llevan a ningún lado porque terminas por decidirte por la inicial. Revisas con detenimiento el boceto. Lo giras varias veces y relees como esperando encontrar algo que te haga desecharlo, pero no ves nada.

Le muestras a tu compañero la idea y él te dice “hay que ver cómo quedaría”, una frase que le permite liberarse de toda responsabilidad si nada llega a funcionar. Te pones como un maniático a plasmar la idea; cuidas cada detalle, cada elemento; trabajas con una minuciosidad extrañamente lenta a tu ritmo normal y es cuando llevas el 10% de lo que estás haciendo que le das cerrar al programa; en un instante perdió todo el sentido y la coherencia porque recordaste una de esas condiciones que pusieron en la junta del proyecto, que precisamente fue la única que no copiaste porque jurabas que recordarías, y decía que no querían específicamente lo que estabas haciendo o simplemente descubriste que no se veía tan bien como pensabas

Maldices para tus adentros y decides levantarte por algo de tomar. Divagas por los pasillos y decides tomar un descanso para refrescar tu mente a pesar de no llevar ni una hora de trabajo. Revisas tus redes, analizas qué otros trabajos tienes pendiente y surgen algunas conversaciones divertidas con tus colegas; sin embargo, la espina de la idea que no fluye sigue ahí y se ve en tu rostro.

Pequeño ejercicio de observación a mis compañeros de trabajo y, como debe ser, escrito en un estado de bloqueo total. Lo mejor en estos casos no es tanto el hecho de descansar o distraerse. Los bloqueos creativos son una desconexión del mundo como tal, por eso nos tornamos lentos en estas situaciones. El consejo es tratar de traer a tu mente al presente, visualizar tu alrededor y volverlo consciente. De esa manera podrás enfocarte porque, muy probablemente, tenías la cabeza en otro lado.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close