Publicidad

Expectativa/Realidad

La Publicidad Engañosa es aquella cuyas características en los anuncios o la presentación son distintas al desempeño real del producto o su imagen al adquirirla. También aplica cuando se silencian datos fundamentales (como bienes, actividades o servicios).

No todas las compañías, no todos los anuncios, no todos los slogans ni toda la publicidad son engañosos; pero existe. Está entre nosotros.

¿Por qué lo hacen?
Aquí viene una razón: existe una línea muy delgada entre destacar y exagerar. Cuando se hace promoción o campaña hacia algún producto nuevo, para la agencia es muy importante hacer notoria la capacidad o beneficios que podría obtener el consumidor al adquirir dicho producto. ¿Cómo? Utilizando los mejores atributos del mismo y acentuarlo de entre todo lo demás (incluso hasta compararlo con alguno de otra marca, haciendo ver a éste más grande, eficiente, rápido, cómodo, interesante, etc.). Pero, en esta inocente intención, la agencia debe tener un especial cuidado de no pasar de hacer una “buena y efectiva publicidad” a ser parte de la “publicidad engañosa”.

 Precisamente éste fue el problema que ocurrió recientemente con la compañía automotriz alemana Mercedes-Benz. Según la organización Consumer Reports, el anuncio que promociona el E-Class 2017, podría confundir a los consumidores al exagerar la capacidad de los sistemas de conducción automática disponibles en el auto.

Por su parte, Mercedes-Benz argumentó que la intención era precisamente la de destacar la innovación del vehículo haciendo referencia a la llegada del futuro. Incluso añaden que el anuncio señala que el vehículo no se puede conducir solo, pero tiene características de conducción semi-automatizada.

 Similar es el caso de marcas como Cinépolis con el “Ahora los miércoles son de 2×1 en todas nuestras salas”, que fue sancionada por la Procuraduría Federal del Consumidor ya que se condiciona en letras ilegibles que no aplica en funciones especiales, premieres y salas VIP. O Coca-Cola y su campaña “Una Coca-Cola = 149 Kcal para usar en actividades felices”, a la que la Cofepris solicitó evidencia científica que demostrara tal verdad.

 Es por eso que las agencias deben guardar especial cuidado con los detalles que pueden marcar esta peligrosa diferencia.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close