Literatura

Sumergirse en la lectura

“Cómo todo el mundo sabe, la meditación y el agua están casados para siempre.”

Moby Dick, Herman Melville.

Según la consultora YouGov, los españoles son los europeos que menos leen, con una media de 1,7 libros por quince días de vacaciones, frente al 2,6 de los británicos, cifra que alemanes y franceses casi igualan. Estas cifras no parecen muy escandalosas si no se tiene que en cuenta que en verano se lee un 30% más, conforme con los datos que arroja Nubico (una plataforma de lectura online). Asimismo, aunque según esta misma plataforma a los españoles les encanta el género de ciencia ficción, es en esta época calurosa cuando nos decantamos más por novelas históricas, negras y eróticas.

Y para aquellos que no encuentran tiempo ni libros que les motiven a leer más este verano, aquí les dejo algunos argumentos que no podrán rebatir:

Libros acuáticos. Sólo un 5% de los lectores veraniegos leen cuando van a la piscina, y un 6% en la playa. Y eso que desde hace casi diez años la Editorial Santillana comercializa estos libros hechos con fibras vegetales y que se pueden sumergir.

Bibliobath. Por si con los acuáticos no fuera suficiente y prefirieran algo con un toque más clásico, tenemos los que están hechos con polipropileno, un material similar al plástico que resiste a muchos tipos de químicos (como los del jabón) y que se utiliza en las notas bancarias australianas. De hecho, el primer libro en el que se usó fue The Greater Bad, de Alan Cork.

La empresa de Bibliobath, fundada por Jasper Jansen, ofrece títulos impresos en este material, como cuentos de Mark Twain, Macbeth de Shakespeare, poemas de W.B. Yeats y el Arte de la Guerra de Sun Zi. Los precios oscilan entre los veinte y los treinta euros, y merecen la pena solo por verlos girar en la lavadora y salir vivos. ¿Un plus? Son en inglés.

You-Bumi. Significa, literalmente, literatura de baño. Se trata de una bolsa japonés de plástico, hermética, con dos agujeros de plástico similares a un guante, que permiten pasar las hojas. Sus ventajas es que vale para cualquier libro, y además, flota.

Y si a pesar de todo no pueden nadar y leer al mismo tiempo, al menos sumérjanse en una buena lectura.

Imagen cortesía de iStock

Elia Prieto

“A caballo entre el turismo y la publicidad, cabalgo entre las palabras. Melodramática, intensa y tenaz. Estoy llena de preguntas, ¿me ayudas a buscar respuestas?”

Sigue a Elia Prieto en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close