Publicidad

¿Talento desperdiciado?

Seguramente tú también conoces a alguien talentoso, o inclusive, tú tienes talento. Talento; hermosa mina llena de tesoros que pocos saben explotar; flojera, cansancio, desinterés o simplemente ignorancia; factores clave en el desperdicio de esta inagotable fuente.

¿Qué es, cómo identificarlo y dónde encontrarlo? Esa pregunta es muy difícil de contestar. Entre suerte, destino y ojo, puedes toparte con gente realmente talentosa. Ser talentoso no significa ser el mejor, el más chingón o el sabelotodo, no. El talento es una actitud (como casi todo en esta vida), me atrevería a decir que es la actitud de ser talentoso. Nadie nace sabiendo. Sí, hay personas que por disposición genética son únicas por naturaleza, pero, ¿y los demás?

Si tú también viste la película de Whiplash, entenderás que el talento no lo es todo; debe existir un maestro, un guía, una luz que te dirija hacia donde aún no sabes que podías llegar. Así es, el talento se potencializa, siempre y cuando estés dispuesto a hacerlo. Para una persona talentosa es muy fácil vivir, tiene de dos (como todo en esta vida), o se exige más o se hace wey y vive tranquila porque puede y porque no le cuesta tanto trabajo. ¿Tú que preferirías?

En publicidad existe gente muy talentosa, mucha. Pero el talento no sólo está en las habilidades y/o conocimiento, también está en la actitud. Imagina un trainee con todas las ganas que aplicándose y teniendo la actitud correcta (y el maestro), logra en menos de un año triplicar su sueldo, conseguir una posición y tener ideas de premio. ¿No lo crees? Sí, existe. Yo lo conozco. Trabajé con él.

La vida es una elección constante que debemos afrontar todos los días. ¿Alguna vez te has preguntado si eres talentoso? ¿Te sientes talentoso, especial, único? ¿Por qué? ¿Cuál es tu evidencia? ¿Qué pasaría si pudieras dar más, sólo un poco más de lo que das ahora? ¿Lograrías algo mejor? ¿Tienes ganas de hacerlo o estás cómodo donde estás?

El talento es una semilla que se siembra, se cuida, se riega y con mucha paciencia, se ven los frutos. Recuerda que entre más profundo y tardado sea el proceso, entre más doloroso y retador sea todo, mejores raíces tendrá esa semilla. ¿Qué esperas para intentarlo? ¿Qué esperas para demostrarte a ti, qué tan talentoso puedes ser? ¿Da miedo? ¡Claro que sí! Pero si no es hoy, entonces… ¿Cuándo?

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close