Open MKTPublicidad

El pésimo ejemplo de las “grandes” marcas

¿Cada vez pagan más o pagan menos las empresas a las agencias?

Para cualquiera que esté activo en el medio sabe que cada vez los presupuestos se ven más adelgazados y las exigencias duplicadas por parte de los clientes, la industria del marketing está siendo víctima de la oferta y la demanda como si el veneno que mucho tiempo recetó ahora lo estemos consumiendo nosotros mismos.

Cuando entré a la carrera me tocó ser la primera generación de mercadólogos de la Universidad Autónoma de Baja California, además de ésta había otras dos que ofrecían la misma licenciatura en mi ciudad. Hoy con más de 20 universidades ofertando la licenciatura (sin contar las online), un mar de egresados y un déficit en la oferta de trabajo para esta profesión, la guerra de precios tanto en empleos como en servicios de mercadotecnia se han visto afectados, convirtiéndose en un océano rojo donde existe de todo; el gurú, el bueno, el mago, el charlatán y el verdadero marketer.

Conforme fue pasando el tiempo desde que ingresé a la carrera, me tocó ver cómo los presupuestos de los grandes corporativos se apachurraban y las exigencias se multiplicaban, piden más pero pagan menos, y aunque al inicio todo el mundo piensa: “claro que nadie va a aceptar ese monto”, resulta que siempre termina llegando alguien que sí está dispuesto a que una “mega marca” le pague una baba de iguala y venderle su alma, sólo por presumir que trabaja para ellos.

Esta situación termina dañando como efecto dominó, las marcas medianas o chicas terminan enterándose cuanto paga una mega marca por los servicios de una agencia, y como si fueran expertos en matemáticas hacen una “regla de tres” y resulta aun más ridículo lo que están dispuestas a pagar, sin saber mucho, sólo por tener una escala donde ellos se comparan y concluyen que ellos deben pagar menos aún, convirtiendo esto en algo ridículo.

Estas GRANDES marcas que antes ponían el ejemplo, el estándar y que eran una inspiración tanto para otras marcas como para toda la industria del marketing, actualmente (en su mayoría) están poniendo un pésimo ejemplo. 

Antes uno se asombraba por los presupuestos exorbitantes, las agencias con docenas de empleados que le dedicaban cuerpo y alma a una sola campaña para no sólo ser innovadores sino también dar excelentes resultados. Esa época cuando los gurús del marketing se habían hecho cargando cables, asistiendo algún gran publicista o participando como extra en un anuncio, ellos aprendían sudando, no solo texteando y cobraban bien.

Las empresas (PyMEs o Grandes) se están dando cuenta que esa fórmula de pagarle a la agencia que más se baje los calzones no está dando resultados, actualmente hacer marketing tiene más complicaciones, más herramientas, la atención del público es cada vez menor y los canales cada vez más; basta ver las estrategias y campañas para darnos cuenta que estamos en una crisis marketera de la cual sólo nosotros mismos podemos salir.

EL POSTRE…

Afortunadamente hay mentes brillantes que no desean dejarse llevar por esta ola de prostitución en la industria, son pocos pero considero son los mejores, interesados en dar resultados y recibir una paga justa, donde la empresa y la agencia ganen, crezcan y generen una sinergia de logros que les permita desarrollar campañas exitosas.

Entre freelancers que no saben cobrar, pseudo marketers y falsos gurús, la tarea no está fácil, pero tampoco imposible. Aplaudo a esos guerreros que se parten el alma dedicando su vida a esta hermosa industria, a ellos les dedico esta columna que estoy seguro son muchos de ustedes; mercadólogos, publicistas, diseñadores, vendedores, etc.

A las grandes marcas sólo me queda decirles que deseo que recapaciten, dense cuenta que los resultados que están teniendo muchos de ustedes no son los esperados. Contraten y paguen por agencias de verdad que estarán comprometidas con su empresa y sus marcas, cambiemos esto.

Espero sus comentarios sobre este importante tema, nos seguimos en redes y nos leemos en mi siguiente participación. #bebrainstormer de verdad.

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close