Publicidad

Jefe cuadriculado vs mentes fluídas

Desde el origen de los trabajos y los oficios se ha identificado claramente la figura del jefe como el patrón que todo lo gobierna y tiene poder sobre todos sus empleados, varias veces haciéndolos sentir miserables y hasta esclavizados. Ésta figura difiere de líder que es quien guía al grupo imponiendo muy poco sus perspectivas, porque a la hora de la verdad, no deja de ser un jefe. Cabe aclarar que cuando hablo de jefes hago referencia a toda clase (directores creativos, directores de arte, cuentas, etc…) que pueden venir de todos los tamaños, colores y sabores.

En nuestro ámbito (Diseño y Publicidad) es difícil dar con un jefe de la clase cuadriculada y cerrada que no valora una buena idea si no está propuesta en Word y en Excel, pero de que los hay, los hay, por eso he decidido brindar unas cuantas pautas para sobrellevar el día a día con esta clase de jefes y aprender a moverse bajo sus parámetros sin dejar de ser creativos y sin perder la juventud:

Acata sus ideas: Puede ser contradictorio, pero muchas veces esas imágenes mentales que nos brindan estos jefes pueden ser un buen punto de partida para crear productos de gran calidad creativa, y si no sirve, escúchala de todos modos, recuerda que el jefe es un cliente interno.

Defiende tus propuestas: Si tu diseño o producto no está fundamentado en los bloques de texto más extensos de una biblioteca o base de datos será un blanco fácil para las destructivas palabras de un jefe cuadriculado, entonces pon las cartas sobre la mesa y hazle saber que tus ideas también tienen fundamentos y pueden impactar de igual forma (Y muchas veces hasta muchísimo más)

Apóyate en tus compañeros: Generalmente se ve que los compañeros que trabajan bajo el mandato de esta clase de jefes tienen alguna espinita guardada que pronto los hará estallar. No estoy hablando de realizar un motín o algo similar, me refiero a que puedes trabajar tus ideas con tus compañeros para pulirlas y que queden un poco más acorde con los requerimientos que hace el jefe.

Estos tres sencillos tips serán suficiente para poder construir un ambiente ameno donde indirectamente estés aliado con tus compañeros de mente creativa, joven y fluida para combatir las estrictas normas de tus jefes, si es que caes en la desgracia de trabajar bajo alguno de esta clase.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close