Innovación

Zombies apps: Una epidemia que se puede evitar

El universo 2.0 es fascinante, desde que llegó a nuestras vidas es posible compartir información, hacer uso de la interoperabilidad y convertirnos en usuarios activos que contribuyen en el crecimiento y desarrollo de ese universo.

Una de las maravillas que ese mundo ofrece son las aplicaciones, programas informáticos que efectúan diferentes funciones como entretenimiento (juegos), herramienta (calculadoras de todo tipo), educativos informativos (glosarios, programas formativos, presentaciones o catálogos de empresas) etc. Que se pueden descargar e instalar en cualquier dispositivo móvil de última generación o sistema operativo de pc y permite a sus usuarios ejecutarlos con o sin conexión a internet.

¿A qué se refiere el término App’s?

Hace referencia a los programas que se instalan en smartphones o tablets cuyas características llegan a formar parte del equipo como en su sistema de posicionamiento GPS, cámara y hasta memoria.

Si bien, es posible encontrarlas en las plataformas de los diversos sistemas operativos móviles que ya conocemos,  su creación implica importantes costos e inversión de tiempo incalculable. Sacando cuentas, si en 2010 cuando la empresa de investigación ABI Reserch estimó que alrededor de 8000 millones de apps fueron descargadas en todo el mundo y el costo de una aplicación simple de dos meses de trabajo podía acarrear 32.000 dólares y aumenta si se lanza para varios sistemas operativos, ya te imaginarás cuanto puede gastarse actualmente.

¿Son todas las aplicaciones iguales?

Líneas arriba comentaba sobre la inversión necesaria para apps, pero eso no quiere decir que por menos o por más no existan más aplicaciones iguales, mejores o peores –ustedes me entienden-.

También existe una dualidad en si las apps son aplicaciones web, un sistema operativo o que rayos y no es tan fácil de determinar. Según lo que comprendí luego de horas de lógica quema pestañas, he aquí algunos argumentos:

Como las apps son ejecutadas en nuestros móviles y residen en él a través de un lenguaje de programación específico, su acceso es más rápido sin necesidad de autenticar el acceso cada vez que se ingresa en él, además de que el almacenamiento de datos es de manera segura.

Por lo anteriormente dicho, una app no se le considera ni aplicación web, ni sistema operativo ni servicio de alojamiento, es más un programa informático que administra el hardware de los dispositivos.

So..

Están por montones –que digo montones- millones en cada plataforma donde busquemos y es justamente esa competencia cuando aparecen las llamadas apps zombies que no son más que las aplicaciones (o programas informáticos) que no atraen la suficiente atención de los usuarios y no alcanza a formar parte del rank de iOS/Android/lo que sea Apps Store.

Para que dichos programas estén con “vida”, deberán aparecer en cualquier posición en cualquiera de los millones de listas de cualquier país, durante varios días al menos en un mes.

No comen cerebros

Claro que no, pero lo que sí comen son cuentos chinos porque no son para nada fáciles de encontrar. Al tener en contra el tráfico orgánico por falta de usuarios, la única manera de llegar a ellas es buscándola por su nombre exacto con pelos y señales, es decir, puede que la aplicación que estés buscando esté allí pero te la estás perdiendo aunque exista y esté disponible.

También le puede pasar a aquellas que pertenecieron al rank en algún momento pues, al actualizarse y mejorar los errores, el sistema está siendo reiniciado y ese reinicio es tomado como un 0 en la lista de popularidad.

3 maneras para dejar de ser invisible

El ASO (app store optimization) es el proceso de optimizar una aplicación móvil en una App Store dentro de sus motores de búsqueda. En concreto, el ASO posiciona resultados en las búsquedas dentro de una tienda de aplicaciones y listas destacadas (Ranks o Top Charts) para así lograr una mayor visibilidad aumentando el número de búsquedas y descargas de manera orgánicas.

Por su parte, el CPI (cost per install) No es una solución definitiva pero ayuda, la cosa es que después de lanzada la app lo que se busca es que la conozcan y qué mejor manera de hacerlo que junto a una inversión monetaria.

Aquellas personas que se ajusten a tu perfil objetivo es a quien le darás un poco de CPI para hacerlos conscientes de tu aplicación y convencerlos para descargarlo y cada vez que consigas que un usuario descargue tu app o programa, recibirás una remuneración si se realiza la instalación efectiva del mismo.

Por otro lado, aunque el Cross-Promotion solo es efectivo cuando tu app cuenta con una gran base de usuarios, nada es imposible. La promoción cruzada en apps tiene ventajas respecto a costes, comercialización y promoción, obviamente todo va a depender de con quien es la alianza y qué ofrecerás a tus consumidores.

Katherine Guaramaco

Licenciada en Comunicación social y periodismo, consultora editorial y echadora de cuentos por siempre. Una vez me dijeron que no podía ser community manager y terminé siendo periodista digital, webmaster, gestora de contenidos y redactora creativa. A esa persona le mando saludos 😀 Para más cuentos: Crónicasdesdemercurio.wordpress.com. Si me los quieres echar a mí: @Katherine_zgs

Sigue a Katherine Guaramaco en:

Artículos relacionados

Close
Close