Diseño

Para sobrevivir como freelance…

Cuando se decide trabajar por cuenta propia, es muy común que nos sintamos perdidos al principio, y surja la pregunta ¿por dónde empezar?.  Bueno, se deben tener en cuenta varios factores, acá se los dejo para no morir en el intento. Hay que tener claro que ser freelancer no es fácil, requiere mucho trabajo, dedicación y sobre todo mucha paciencia.

Con esto nos podemos dar una idea de cómo iniciar el camino:

  • Marca Personal.

Un buen comienzo es crear una marca personal, con la que nos podamos dar a conocer, con la que podamos proyectar nuestra personalidad y logremos identificarnos. La marca es lo más importante, es nuestra “carta de presentación” y nos ayuda a generar confianza en los clientes, pero claro debe estar apoyada de un portafolio profesional.

  • Organizar el tiempo.

El freelancer se convierte en dueño de su tiempo y es una gran responsabilidad, habrá que saberlo aprovechar. Se debe respetar puntualmente las fechas en las que nos comprometemos a entregar un proyecto. Habrá que crear contratos o acuerdos y agendarlo todo. Hay que administrar nuestro día, dividirlo y saberlo organizar para que el afamado “deadline” no muera sin cumplir el objetivo.

  • Perseverar.

Hacernos de clientes, contactos, etc. es sinónimo de perseverancia. No se construyen en un día, nosotros caminamos junto con ellos: lo que les afecta nos afecta. Habrán días con mucho trabajo, habrán días que serán más relajados. Pero siempre siempre habrá algo que hacer. Por eso los “ingredientes” —como mencioné al inicio— son la paciencia, la constancia y evidentemente la creatividad.

  • Actualizarse.

Trabajar como freelance conlleva cierta inversión también. Hay que intentar leer mucho, estar al día con lo que pasa en nuestra disciplina y ser tan dinámicos como podamos… Habrá que participar, opinar, viajar, asistir a conferencias, cursos, etc. Todos los días hay cosas que aprender, estamos a cargo de nuestro propio aprendizaje y experiencia.

  • Diseña fuera de la caja.

Por último y no menos importante, hay que recordar que no diseñamos para nuestro ego, sino para la función de un proyecto. Teniendo esto en mente haremos bien nuestra chamba. Comunicaremos y proyectaremos mejor.

Me despido, ustedes ¿qué opinan?.

Soy Erika

Hasta la próxima.

Imagen cortesía de Shutterstock 

Artículos relacionados

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close