Publicidad

Fraternidad en el trabajo – ganancias empresariales

“No te pago para hacer amigos”, “el trabajo no se debe mezclar con la amistad”, “los amigos holgazanean y ustedes vienen a trabajar”… talvez han escuchado alguna de estas frases u otras que representan o quieren decir lo mismo. Los empresarios suelen creer que las organizaciones son espacios para que vayan obreros, ejecutivos o colaboradores autómatas que no se relacionen pero que si generen resultados, las empresas se mueven con los números y mientras mejores sean los KPIs mejor para todos, sin embargo estos pensamientos no son tan ciertos o no están tan enmarcados en la realidad. Si queremos empresas rentables debemos hacer varias consideraciones como:

1- El mayor tiempo efectivo de relacionamiento en el día de una persona es en el trabajo, en la realidad solo son entre ocho y diez horas las que se pasan en el trabajo, pero esas horas son efectivas, en la casa pasamos más o menos doce horas pero ocho de las cuales las dedicamos a dormir, por lo tanto no son efectivas.

2- La falta de sentido de pertenencia genera sentimientos de soledad y malestares físicos y enfermedades psicosomáticas.

3- La soledad reduce la motivación y la efectividad, cuando las personas se sienten solas suelen minorar la concentración por pérdida o ausencia de interés o por mal ánimo o mal humor.

Las organizaciones más rentables son las que logran generar hermandades o fraternidades, espacios de trabajo donde los colaboradores pueden relacionarse en forma positiva, entendiendo que esto va mucho más allá de organizar campeonatos de deportes o días de integración.

Cuando se estudia los equipos de trabajo O&R Consultores y Enterprises Consulting poseen un método de Formación de Equipos de Alto Desempeño (ROV) que incluye como una de las competencias la fraternidad, ésta ha resultado no solo un excelente predictor de salud laboral, sino que logra ir mucho más allá y desarrollada técnicamente es muy eficiente prediciendo mejorías en rentabilidad y bajando los tiempos muertos.

Cuando una empresa quiere consolidarse y que su activo más valioso, el intangible o know how de sus colaboradores, se unifique en un verdadero proyecto debe generar espacios de integración de colaboradores y otros espacios donde se integre también a las familias para potenciar resultados y habilidades.

Si el éxito empresarial se midiera en resultados económicos o en resultados emocionales los valores sería muy similares, si sus colaboradores están bien y hay liderazgo equilibrado el éxito es la consecuencia.

Imagen cortesía de Shutterstock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close