Comunicación

Acoso Laboral

Uno de los riesgos a los que se ve expuesto un trabajador en su día a día sin importar el sitio o tipo de trabajo es el riesgo psicosocial y dentro de éste está como un elemento muy importante el acoso laboral, si bien las mujeres han realizado una campaña de visivilización al respecto, también los hombres sufrimos este problema, el acoso se puede dar de distintas maneras y en distintas formas, la más común no es el acoso sexual al cual los expertos le han dedicado mucho espacio mucho más frecuente sobre todo en Latinoamérica es el acoso Psicológico, pero ¿qué es o de qué se trata?

Acoso psicológico en el trabajo (mobbing)

Mobbing como término lo acuño el psicólogo alemán Heinz Leymann, él introdujo el concepto de mobbing o acoso psicológico en el trabajo (el término procede del verbo inglés to mob: regañar, atacar, maltratar, asediar). Para considerar como mobbing debemos entender que se incluyen un grupo de posibles situaciones como regaño, ataque, maltrato, asedio en la organización de una persona a otra persona con una frecuencia de por lo menos una vez por semana.

El acoso psicológico puede implicar ataques verbales y/o físicos e incluso acciones más sutiles, que lleven al aislamiento social. Para que se presente este acoso se necesitan dos partes, un acosador que siente que tiene poder o derecho de hacerlo ya sea por su estatus o por su fuerza, quien suele hacer gala visible y frecuente de sus acciones, es algo parecido a quien domina una pandilla y, por otro lado, el acosado o agredido, quien luego de varias acciones en contra presenta comportamientos reactivos, es decir solo reacciona de manera instintiva, al creer que cualquier situación o acción es un ataque en su contra.

En el acoso de las organizaciones el mobbing es un fenómeno que puede afectar efectivamente en indicadores como rotación de personal, desempeño y productividad, sin embargo de lo costoso que puede ser, esta anomalía es más común de lo que creemos incluso hay países donde se institucionaliza este tipo de actitudes desde la presidencia de la república con discursos que maltratan a los trabajadores por tener posiciones opuestas a la suya, palabras como lanza piedras, antipatriotas, pelucones, ponchos dorados, etc. son pan nuestro de cada día.

Nadie tiene derecho a afectar la dignidad, ni un presidente de la república ni un colaborador de menor rango, todos somos seres muy valiosos y con sentimientos, si queremos mejorar el mundo empecemos por dejar atrás el mobbing en nuestro trabajo.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close