Marketing

Guía básica para la creación de marca

Cuando decidimos emprender y crear nuestra propia empresa, hay un elemento básico en el que todos debemos pensar y, sin las herramientas adecuadas, lo que para unos es un trabajo apasionante, para otros se puede convertir en un auténtico tormento: el branding o la creación de marca.

Hace un tiempo hablamos de qué era el branding, desmitificando la creencia de que es un simple nombre de marca, un logotipo y unos colores. Sin embargo, no profundizamos en cómo desarrollar este proceso exitosamente, por ello hoy vamos a reunir unas pautas básicas para todo aquel que se embarque en este maravilloso mundo de la creación de marca por cuenta propia.

No obstante, no hay que olvidar que el branding es una disciplina extensa y brillante, en la que la excelencia se alcanza tras años de preparación y práctica. La mejor alternativa siempre será contar con un experto en la materia  pero, si no es posible, siempre será mejor tener claro qué es branding y cómo empezar, que conformarse con un simple nombre y un logotipo:

  1. Investigación y establecimiento de la idea de negocio

En primer lugar, debemos analizar la situación: ¿en qué mercado nos vamos a implantar como marca? Una vez respondamos a esta pregunta, es importante saber a qué nos vamos a dedicar en ese mercado: ¿tienes clara tu idea de negocio? Puede parecer una pregunta estúpida, sin embargo, os sorprendería averiguar cuantísima gente se aventura al emprendimiento sin saber con certeza a qué se va a dedicar esa nueva empresa.

Tener una vaga idea de lo que quieres hacer no es suficiente, deberías saber definir en poco más de un minuto qué es exactamente lo que tu empresa va a abarcar. Por ejemplo, no sería suficiente decir que vas a crear una empresa de comunicación, sino que deberías poder decir cuáles serán los rasgos diferenciales que harán que tu empresa prospere en un mercado tan saturado. 

Cuando esclarezcas estas primeras cuestiones, será sencillo, a la vez que necesario, identificar con exactitud qué sector del mercado satisfará sus necesidades gracias a tu marca, es decir quién es tu target. Aunque, como ya hemos hablado en otras ocasiones, con saber quién es, no lo tenemos todo hecho: tendremos que realizar un gran esfuerzo por llegar a conocerlo en profundidad.

También nos interesará identificar a nuestros competidores directos e indirectos, así como investigar acerca de  su relevancia en el mercado, su posicionamiento, su manera de ser y de trabajar, cómo funcionan sus marcas y cómo se relacionan con el consumidor, etc.

  1. Conocer a nuestra marca

Con un niño, los padres deciden su nombre antes incluso de que éste nazca. En el branding, sin embargo, ocurre a la inversa: primero debemos conocer bien a nuestra marca, descubrir cuál es su personalidad y aquellos rasgos que la definen, para así, poder encontrar un nombre y una imagen que le vengan como anillo al dedo.

En el artículo anteriormente mencionado, hablábamos de que Coca – Cola es mucho más que un nombre, un logotipo o un color, es “la chispa de la felicidad”, y eso es indiscutible en cualquier lugar del mundo. Debemos encontrar aquellos atributos que nos identifican y nos diferencian del resto, aquello que hará que nuestra marca conecte con el público y que nos aportará una ventaja diferencial en el proceso de decisión de compra.

branding

  1. Concept board de la marca:

De la misma manera que haríamos a la hora de definir un nuevo territorio comunicativo para un cliente, debemos confeccionar un cuadro en el que inspirar la manera de comunicarse de nuestra marca con su entorno: su apariencia física y la de su comunicación, su tono comunicativo (alegre, distante, entrañable…), su manera de expresarse (coloquial, formal, profesional…).

Para ello, podemos tomar referencias de otras marcas, de figuras cinematográficas, de la música o de cualquier otra disciplina artística. Podemos inspirarnos en personas, en relatos, en piezas publicitarias o en cualquier otro ámbito o soporte que evoque aquello que queremos transmitir.

  1. Darle nombre a la marca: “aquello que no se nombra, no existe”, G. Steiner.

Una vez lo sepamos todo acerca de nuestra marca, llegará el momento de pensar un nombre que refleje todo lo recogido anteriormente. Esto no nos resultará sencillo, por lo que siempre es bueno recurrir a técnicas de pensamiento creativo, de la misma manera que hacemos en una campaña publicitaria.

Los procesos creativos de los que podemos hacer uso son muy diversos: brainstorming (individual o colectivo), mapas conceptuales, listados (es importante elaborarlos a lo largo de varios días, de manera que tengamos tiempo de pasar del pensamiento convergente al divergente)…

Cuando hayamos explorado todas las posibilidades, posible e idealmente tendremos una gran cantidad de alternativas que nos gustarán. Llegados a este punto, es importante reducir las posibilidades hasta llegar a un listado de entre cinco y diez finalistas.

Ordena esos finalistas por orden de preferencia y, a continuación, ves descartando opciones en función de su disponibilidad, tanto en el registro de marcas como en la compra del dominio. Una vez hayas eliminado aquellos que no están disponibles, podemos preguntar a compañeros de profesión, familiares y amigos. La opinión externa siempre es buena para identificar debilidades y fortalezas que a nosotros nos pueden haber pasado desapercibidas.

Cuando, finalmente, estés convencido del nombre de tu marca, deberás realizar un gran trabajo de Identidad Visual Corporativa, en el que tendrás que establecer aspectos como los colores corporativos, las tipografías que se emplearán, la aplicación de la marca en diferentes soportes, etc. Pero este es un tema que abordaremos otro día.

Imágenes cortesía de Shutterstock

Arantxa Morcillo

Estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la UCH CEU. Soñadora empedernida, diseñadora gráfica e ilustradora autodidacta. Apasionada por mi profesión y enamorada del arte en todas sus expresiones. Tengo la firme convicción de que de los errores se aprende, por ello no le temo al fracaso ni a ningún reto que se me presente. LinkedIn: Arantxa Morcillo Forés. Twitter: @AraantxaMF Página web: http://arantxamorcillofores.wix.com/arantxamorcillo Facebook: Arantxa Morcillo Graphic Designer.

Sigue a Arantxa Morcillo en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close