Publicidad

Con las campañas navideñas aprendí…

  • Que se empiezan en julio, que ni por más excusas que tenga la empresa, el mejor momento para planificarla al detalle es en ese mes y debes estar consciente que aunque sea la que mejor y más rápido resultados dé, también será agotador.

  • Que hay que crear estrategias sencillas pero que lleguen, el ambiente se da mientras adaptemos la marca y contemos historias a través de los sentidos, la experiencia de compra y la motivación será la carta de presentación de la marca.
  • Que la optimización de palabras clave es parte de la trinidad de ese mes, luego de premiar la fidelidad y de organizar un evento de fin de año.
  • Que el email marketing sí funciona para estas épocas y que cuando a todos les da flojera leer, nadie rechaza una oferta, una promoción o un descuento.
  • Navidad es para amar -sí es cliché- pero si sabes a qué me refiero, no desaproveches una de las mejores temporadas para realizar recaudaciones, donaciones o eventos de caridad. Gana la empresa, gana los beneficiarios y ganamos todos.
  • Sé bondadoso. Invita a los medios de comunicación a un almuerzo/desayuno/cena/merienda y agasájalos en una temporada donde ellos no descansan, hazle saber que ellos son importantes y que mantener una buena relación más allá de las pautas comerciales es provechoso para ambos.
  • La hermandad debe fluir en el aire y por ello, establecer alianzas con otras marcas o rubros favorecerá tu sistema de promociones, publicidad, etc.
  • Garantizar la satisfacción de nuestros clientes en ese mes es vital. Seamos guías y dirijamos sus compras a lo que realmente necesiten, ofrezcámosle diversas maneras de adquirir lo que buscan y qué mejor que agradecerles al final de la jornada con una tarjetita o un presente simbólico.
  • Hay que pensar más allá; la navidad pasa pero las buenas estrategias quedan. En enero la misma estrategia puede funcionarte si minimizas los errores y adecúas el concepto.
  • No des todo por hecho, sabemos que la temporada se presta para que las ventas se disparen, pero no ejecutar campaña pensadas en el cliente es contraproducente.
  • Nunca olvides a tus clientes online, consiéntelos con envíos gratis, giftcards o una sección especial donde puedan obtener asesoría personalizada en obsequios o tarjetería.
  • Aprovecha las vacaciones colectivas –si las tienes- para idear nuevas ideas y refrescar los pensamientos. Míralo como consumidor, qué quieres y qué buscas.
  • Los empleados también forman parte de ese espíritu navideño que muestra la empresa, sé divertido y organicen entre todos una reunión con regalos secretos y premios (el diseñador más imprudente, el community con más paciencia, la relacionista con más pretendientes, etc) divertirse también es motivación.
  • Disfrutar de las fechas con tus seres más queridos. El trabajo no lo es todo, cuando seas quien siempre quisiste ser profesionalmente, tu familia ya tendrá menos integrantes y el momento de compartir ya habrá pasado. Ahora es el momento de agradecerle a tu familia por tenerte paciencia y estar ahí aunque no cenes con ellos o no los visites muy a menudo.

Imagen cortesía Shutterstock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close