ComunicaciónCreatividad

El poder de la imaginación y el vicio de escribir

Imaginación, que infravalorada está. Parece que imaginar y pensar, está mal visto socialmente, está mas de moda vegetar dando como bueno lo que te diga cualquier advenedizo, y transitar por caminos más que trillados ya, en una existencia gris, monótona y acéfala, que parece ser lo imperante hoy día en algunas áreas de la vida.

Pero no nos engañemos, realmente, la sociedad, el mundo, se ha construido a fuerza de imaginación, y lo que hace años simplemente no creíamos posible, ahora, gracias a eso, se ha podido materializar y ha llegado a ser parte de lo cotidiano. Ved si no, toda la industria, o las industrias basadas en imaginación: Cine, música, comic, literatura, software,  televisión y un largo etc. Y si, la imaginación también cabe en todas las ciencias y las artes. Tenemos que estimular el cerebro, entrenar los procesos mentales, ejercitar la imaginación, estimularnos con música, leer más, y escribir más, escribir, ahí quería yo llegar.

Es una de esas cosas que comienzan casi sin darte cuenta. Un día cualquiera, en un momento indeterminado, pensando en nada y todo a la vez, te sorprendes a ti mismo garabateando unas letras sobre un papel, y al mirarlo, te hace gracia el resultado, por lo que a la próxima ocasión que se presente repites la experiencia, esta vez de forma más consciente, pero sin planificación previa.

Después de esas ocasiones, el virus se ha introducido en ti e incuba; pasando los días, en tu interior mientras tú empiezas a dormir entre las páginas de los libros, y mentalmente reescribes las obras de tus autores de cabecera. Sin pensarlo, vuelves a acudir al papel, a dejar tus propias huellas en forma de palabras en él, vuelves a repetir, se convierte en un acto recurrente y vuelves por más cada vez con mayor asiduidad. Y descubres que cuando no escribes en un tiempo parte de ti se difumina en el aire para perderse por siempre. Los locos de la tinta y el papel, esos viciosos de la escritura siempre han existido, desde el amanecer de los tiempos, no hay un perfil de riesgo, a cualquiera le puede pasar, no hay sintomatología previa, cuando el vicio de escribir aparece en tu vida…

Cuando esto pasa, ya no hay vuelta atrás, pues has sido poseído por el vicio de escribir, que está en ti y ha acampado permanentemente en un rincón de tu mente, donde no será desalojado. Ya estás perdido, no hay remedio ni medicina que lo suprima, procuras salir siempre con algo de papel encima para anotar, y el bolígrafo ya es una parte más de tu mano. Ya eres uno de esos viciosos locos que escriben y escriben, que beben tinta, comen papel, y se sustentan de las palabras. No hay cura para ello, pero tú eres feliz en tu patología y no quieres que sea de otra forma, pues vives con la pluma pegada a ti, pero no te pesa, si no que te ayuda a despegar hacia las nubes, con esa pluma en la mano experimentas la vida más intensamente y la compartes, con sus gozos y sus dramas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close