Creatividad

Ídolos creativos de ayer y hoy: Rat Pack

El gran Humphrey Bogart fue quien lo inició todo allá por 1954 o 1955, pero Frank Sinatra fue, casi desde el principio quien comandó a un singular grupo de personas que vivían de una singular forma también. El gusto por echar unos tragos y la vida nocturna de gran intensidad fue lo que hizo sumarse a la banda a estrellas como Judy Garland y Dean Martin que asumían la incomodidad de la resaca como algo cotidiano.

El nombre de Rat Pack lo acuñó Lauren Bacall, la esposa de Bogart después de una noche de juerga especialmente intensa en la que se bebió tanto alcohol y se fumó tanto tabaco como podía soportar el organismo humano. El suelo de la suite en la que se encontraban estaba sembrado de personas semiinconscientes, Tony Curtis, Debbie Reynolds, Errol Flynn, y David Niven entre otras personalidades de la época. Las palabras de Lauren Bacall fueron las siguientes:“You look like a goddamn rat-pack” (parecéis una maldita pandilla de ratas). La ocurrencia fue muy bien recibida por aquel grupo de bebedores impenitentes y pasó a la leyenda cuando, en una cena en el restaurante Romanoff de L.A  donde estaban todos los presentes de aquella fatídica noche, Bacall apareció en el comedor y soltó: “Veo que toda la pandilla de ratas está aquí”.

Fue en ese momento en el que el Rat Pack se hizo “oficial”, con una serie de principios que Bogart incluyó:

1-Hollywood apesta.

2-Nunca te fíes del jefe.

3-Bebe cuanto puedas.

4-Ama la música como a ti mismo.

Esa primera fase duraría hasta el fallecimiento de Bogart en enero de 1957, momento en el que el Rat Pack quedó en manos de Frank Sinatra, que dirigido por él, se convirtió en un grupo de personas en el que se reflejaba una América mas transversal en lo social, lo racial, y en lo profesional. Sus miembros podían y debían meterse en todos los campos que pudieran: Radio, televisión, cine, teatro, música, y posteriormente política.

La formación definitiva y más popular del Rat Pack fue la siguiente: Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr, Joey Bishop, y Peter Lawford. Personas de talento, divertidos, que lograban rentabilizar las cosas que hacían sin dejar de ser ellos mismos por un sólo momento. Cuando cada uno de ellos actuaba en solitario, era frecuente ver a los demás entre el público, apoyando sin reservas a un compañero, algo que tenían en cuenta los promotores de espectáculos y que sabían que reventarían la taquilla por la gran afluencia de público que atraían.

De Sinatra ya se ha dicho todo, seguramente el crooner de América, implacable hombre de negocios, siempre rodeado de lo mejor y lo peor de cada casa.

Dean Martin fue más famoso para el público estadounidense que Sinatra: su show televisivo le convirtió en un rostro familiar para el americano medio. Martin,  grande, elegante y carismático, sedujo a Sinatra casi al instante, y su dúo cómico con Jerry Lewis, que acabó a tortas y cortando de raíz cualquier relación con su ex compañero,  le hizo un tipo inmensamente rico. Además, aquel italiano de relucientes zapatos era otro experto en fechorías  nocturnas, un cínico que sentía que las normas no estaban hechas para él. De esta forma, Martin acabó convirtiéndose en el mejor amigo de Frank, además de su robusta mano derecha, un compañero que, a diferencia de todos los demás, podía aguantar la personalidad del cantante sin sentir que su sombra le nublaba los sentidos, en parte por su capacidad de que casi todo le resbalase.

Sammy Davis Jr. completaba el círculo interno de la particular banda de famosos. Hombre hecho a sí mismo, nacido en los suburbios, maltratado por el racismo de aquellos años pero dotado de una gigantesca fuerza de voluntad. Sinatra se lo llevó de gira y se encariñó con aquel joven de risa contagiosa. Davis Jr. se convirtió entonces en uno de los estandartes de la América progresista, la que luchaba por los derechos civiles. Justo cuando las cosas empezaban a irle mejor, sufrió un aparatoso accidente de coche. Perdió un ojo y tardó meses en recuperarse. Cuando salió del hospital, sus colegas le esperaban, y las ganas de juerga reaparecieron. Fue recuperandose de sus heridas y adaptándose a su parcial pérdida de visión, volviendo a ser el de siempre,con el apoyo de tan peculiar cuadrilla.

Los otros dos miembros de aquella familia eran más complementarios que otra cosa, sin voz ni voto Joey Bishop no perdía la calma, no trasnochaba , contrastando a los impulsos del resto del grupo  No era especialmente brillante en ningún sentido, a pesar de que funcionaba bien en la televisión y era una persona muy apreciada. Su presencia en el Rat Pack era de gran utilidad en calidad de calmante instantáneo cuando los ánimos se llegaban a incendiar.

La presencia de  Peter Lawford en el Rat Pack obedecía al ardiente interés de Sinatra por la política. Lawford era íntimo de los Kennedy y sirvió de correveidile para asegurar la participación del quinteto en la campaña del Partido Demócrata que llevó a JFK a la Casa Blanca en 1960. Cuando en 1963 Sinatra se ofreció a hospedar al presidente en sus vacaciones, su hermano Robert Kennedy le advirtió de los lazos que unían al cantante con la mafia, advertencia que supuso la cancelación de la visita y Sinatra, enfurecido, culpó a Lawford de aquello. La muerte de Marilyn Monroe  acabó de hundir su relación y, significó el comienzo del fin del Rat Pack como grupo.

En aquellos años de finales de los 50 y princios de los 60, los miembros del Rat Pack eran los amos del mundo, o al menos de las ciudades que frecuentaban: New York, Hollywood, Broadway, y Las Vegas, con el bolsillo lleno a rebosar, limusina, tabaco, mujeres, y el mejor whisky. Ricos, guapos, y sólo hacían aquello que les daba la gana. La generación más cool, en aquellos buenos viejos tiempos.  No es que no pudieran pedir nada más a la vida, es que no se molestaban en pedirlo, iban a por ello y lo conseguían, y la vida no se atrevía a negárselo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close