Diseño

La crítica en el campo del diseño

¿Hemos criticado nuestro trabajo, nuestras piezas de diseño?

Yo creo que todos lo hemos hecho, pero bajo un enfoque meramente valorativo, intuitivo. Quizá sin buscar demasiados argumentos, sin gran análisis, solo opinamos sobre la idea o pieza final.

Ha sido una crítica dirigida mayormente hacia la técnica, o mejor dicho, hacia el rigor técnico. Y la calidad (o rigor técnico) en este sentido, es completamente percibida bajo un tabla de valores. El proceso creativo para llegar a esos “estándares”, generalmente no se contempla, se vuelve solo una experiencia que no se reflexiona tanto como se debería.

Los argumentos en este tipo de crítica se dan sin mayor sustento, que el sistema cultural (su percepción,  creencias, conceptos, ideas, gustos, estilo, etc.)  de la persona que realiza la crítica.

Ahora bien, ¿a qué nos lleva esto?

De inicio, mantener solo una crítica valorativa, nos lleva a una posible carencia de discursos, discursos que nos permitirían interpretar, cimentar y defender nuestras ideas frente a los clientes y/o equipo. Lo que es peor, podemos crear bloqueos importantes de creatividad porque no tenemos “el panorama completo”, carecemos de información, lo cual afecta directamente la toma de decisiones. El gradiente de originalidad tal vez llegará, pero de manera superflua, y muy muy efímera.

¿Qué podemos hacer, qué otro tipo de crítica hay?

Podemos generar una crítica mucho más completa. Una crítica que yo llamo de técnica analítica. Es decir, nuestra crítica valorativa en este caso puede (debe) integrarse a un análisis de la idea o proyecto, y un análisis profundo de la realidad del entorno, esto nos dará las referencias del fenómeno social que buscamos resolver. Así pues, no solo utilizamos nuestro sistema valorativo, sino que enfocamos nuestra capacidad analítica para enriquecer la visión de los proyectos. Nos aportará un discurso sólido que está sustentado tanto en el rigor técnico, en nuestro sistema cultural y por supuesto en el conocimiento de la realidad… para poder tomar decisiones.

Para eso es la crítica: para ir orientando y puliendo nuestras propuestas. Siempre habrá que buscar la crítica más completa para hacerla parte de nuestro proceso para ofrecer mejores propuestas y discursos más contundentes.

Me despido, soy  Erika, ustedes ¿qué opinan?

¡Hasta la Próxima!

Erika Valenzuela

Originaria del DF pero radicada en Ciudad Juárez, es diseñadora gráfica, en el 2008 comienza la maestría en Diseño Holístico donde se adentra a investigar, publicando sobre temas como tecnología, diseño y entorno social. Dede entonces continúa escribiendo, emprende proyectos de diseño y ha dado conferencias. Este año ha publicado en la revista Código en sus versiones impresa y electrónica, es colaboradora también del blog GraphicLust y es editora en FOROALFA. @dgraphicstyle.

Sigue a Erika Valenzuela en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close